Para no llamar a equívocos, condeno el asesinato del senador Jaime Guzmán, como el de cualquier otra persona. No comulgo con los “ajusticiamientos” por pesada que sea la carga de responsabilidades en determinados hechos y circunstancias. La doctrina de los derechos humanos en ese sentido es muy potente y explicita.

Esto mismo me lleva a decir que entiendo cómo ven la situación del Estado de Derecho y otras curiosidades de nuestro país en estas materias desde el exterior y en el caso particular, desde Francia.

Haciendo un viaje retrospectivo:

En Chile en plena democracia se asesinó un comandante en jefe del Ejército, René Schneider. ¿La derecha clamó por justicia con la fuerza que lo hace hoy día? ¿Se hizo justicia? También los autores arrancaron hacia otros países ¿Hubo extradición? Se trataba nada menos que de un comandante en jefe.

En el retorno a la democracia, el propio presidente de la República, don Patricio Aylwin habló de “justicia en la medida de lo posible”. ¿La justicia es en la medida de lo posible? Los que estuvimos involucrados en la transición entendemos de qué se trataba y los porqués, pero ¿puedes pedirle al resto que no estaba involucrado y a los parientes que entienda esa curiosidad?

En época de Eduardo Frei Ruiz Tagle estuvimos con amenaza de asonada por una investigación ante la justicia de los “pinocheques” del hijo de Pinochet, porque su padre aún se mantenía de Comandante en Jefe…varios años después del retorno a la democracia. Sobran las palabras, como dice Paulsen.

Paralelamente hemos tenido que convivir con una Justicia Militar que en cualquier país civilizado puede tener sentido para tiempos de guerra, pero nosotros no tenemos una guerra desde el siglo XIX. Esta Justicia Militar se involucra en una serie de temas que son típicamente materia de la justicia civil, lo que es una curiosidad del país.

En Estados Unidos están los autores confesos de los crímenes de Letelier, Víctor Jara y tantos otros. Se ha solicitado la extradición de ellos. ¿La derecha ha planteado a nivel de tema estado en la relación con Estados Unidos la traída de este conjunto de criminales?

Chile exigió internacionalmente juzgar a Pinochet en Chile. Después de exponernos a una situación bastante bochornosa, el dictador nunca fue juzgado en Chile y fue declarado senil. ¿Estábamos en condiciones de juzgar a Pinochet que afirmamos en forma tan altisonante?

Por último, hace algunos meses atrás, como guinda de la torta, la Corte Suprema hace su propia interpretación de los tratados internacionales y les da el mismo tratamiento a crímenes de lesa humanidad con delitos comunes, dejando en libertad a una serie de reos de punta de Peuco. En Alemania todavía están juzgando gente de 94 años, todos los culpables permanecen presos, y todavía se buscan responsables.

Frente a este cuadro ¿Qué creen pueden pensar en el extranjero sobre nuestro Estado de Derecho en estas materias? A lo menos que es frágil. Y cuando fue juzgado Palma Salamanca, que era muy frágil.

Francia tiene sus propias instancias para resolver estos temas y debemos respetarlas. Nuestro país aún no pasa la prueba de la blancura y hay muchas razones y rarezas que lo justifican, no comprensibles para ojos extranjeros.

Una Constitución generada en democracia, que profundice ésta, avalando que las situaciones relatadas no se repitan, sería un buen paso en ello.  Además de ser un momento de encuentro para los chilen@s, de decisión del país que queremos, nos daría otra cara para el exterior, con mayores garantías de cumplimiento de nuestros compromisos.


Ingeniera Civil Industrial U de Chile