El 29 de noviembre se decide el futuro de la presidencia de la Asociación Nacional de Fútbol cuando se realicen las elecciones en las que se decidirá si Harold Mayne-Nicholls, Jorge Uauy o Sebastián Moreno será quien rija el ente máximo del balompié nacional por los próximos años. Sin embargo una nube de cuestionamientos acecha sobre uno de los aspirantes y han puesto en crisis su candidatura.

Hablamos del candidato continuador del trabajo de Arturo Salah, el abogado y ex presidente de Cobresal, Sebastián Moreno, uno de los nombres fuertes del actual directorio de la ANFP junto a Andrés Fazio y Aldo Corradossi, quien es vinculado a un millonario robo al interior de Codelco.

Se trata de una desaparición de 45 mil millones de pesos en concentrado de cobre que se produjo cuándo Moreno ejercía como letrado jefe de la cuprífera, entre 2012 y 2015. Justamente fue entre 2014 y 2015 cuando se le dio avisó al ahora aspirante sillón de la ANFP de la millonaria desaparición y el no había hecho nada, según revela un reportaje de Fox Sports.

Según declaraciones de trabajadores que fueron los que dieron aviso a Moreno, quien llegó a Codelco en 2007 y estuvo algo más de 7 años, el abogado no hizo nada al respecto. En detalle, en 2012, un grupo de trabajadores de la división El Salvador recibieron los antecedentes sobre el robo de concentrado de cobre provenientes de La Escondida, información que fue entregada a Moreno, quien no abrió una investigación, ni dio aviso de la situación a sus superiores.

Así lo indica Manuel Meriño, ex ingeniero jefe de Codelco, quien califica como “negligente” al candidato a la ANFP. “Moreno no dimensionó el daño que generó con su actuar”, añade el trabajador que fue dado de baja de Codelco, tras esta situación.

“Moreno no atentó solo contra la empresa sino contra persona que no tenían nada que ver en los hechos, sino que mas personas que querían defender el patrimonio de Codelco”, agrega el mismo Meriño.

Pero este robo no iba a pasar desapercibido e incluso llegó al Congreso, cuando se abrió una comisión investigadora por los 45 mil millones de pesos que desaparecieron de Codelco. Instancia por la que Sebastián Moreno fue llamado a entregar declaraciones, oportunidad en la que se desmarcó de toda responsabilidad y señaló que la información que le entregaron fue insuficiente, tanto de los trabajadores como de Leslie Keller, su ex asesora legal en Codelco, quien asegura que la información que manejaba era suficiente para comenzar una investigación.

Es por eso que el diputado Andrés Celis, miembro de la comisión de Deporte de la Cámara, señala que “claramente Moreno está tapando la información que se le dio, no expresó todos los antecedentes que tenía a su disposición”.

Esta confusa trama es la que hoy tiene cuestionado a Moreno, quien fue dado de baja de Codelco (como consta en los registros internos) aunque él lo niega asegurando que se trató de una renuncia,  como carta continuadora del trabajo de Salah en Quilín, aunque el aspirante ha dicho que no planea deponer su candidatura y que llegará hasta el final.

Pero esa no es la única valla con la que se ha encontrado en el camino. Voces del fútbol han reparado que Moreno mantenía una “estrecha relación con Sergio Jadue”, incluso que era uno de los dirigentes más cercanos, y que antes de que estallara el escándalo de dineros que terminó en su salida, ya se hablaba de que Moreno podía ser una carta para sucederlo.

“No es justo para el fútbol chileno y para toda las generaciones de futbolistas que vienen a continuación tener un personaje que apareció de la nada en el fútbol y que ha aprovechado su posición y tribuna que tiene para ir escalando y agarrándose de un rubro con el que no tiene ninguna relación”, concluye el mismo Manuel Meriño.

En tanto que Celis, quien solicitó al Consejo de Defensa del Estado que se abriera una investigación para aclarar la relación de Moreno con el millonario robo, agrega que “Don Arturo (Salah) creo que se está equivocando al apoyar a este señor como presiente de la ANFP. No nos queremos arriesgar a un Jadue dos”.