El primer tiempo del partido entre Australia y Chile de este martes 13 fue una extensión de lo que dejó la victoria en el primer amistoso entre ambas selecciones femeninas y que terminó en histórica victoria para la Roja. Sin embargo, la segunda mitad fue una de terror en la que bastaron menos de 5 minutos para exponer las mayores debilidades del equipo.

Con vistas al Mundial de Francia 2019, el equipo capitaneado por la portera Christiane Endler llegó hasta el país oceánico para jugar dos encuentros amistosos que sirvan como preparación para la Copa del Mundo, y las conclusiones que dejan son dispares.

En este segundo duelo, las Matildas, como se le conoce a la selección australiana, salió a comerse la cancha y a bombardear la portería nacional para tomarse revancha de de la derrota por 2-3 del sábado recién pasado.

Es así como en los primeros 45′ la protagonista fue Tiane, quien debió esforzarse para mantener el marcador en cero, aunque María José Rojas y Daniela Zamora también inquietaron el pórtico australiano. Y así se fueron al descanso, con la sensación de que se podía conseguir un nuevo triunfo. Pero todo cambiaría al retornar a la cancha.

No habían pasado ni 6 minutos del segundo tiempo cuando a los 50′ Sam Kerr abrió el marcador. Pero lo peor sería que a tan solo dos minutos después, cuando el elenco chileno aun no se re acomodaba el balde de agua fría, Caitlin Foord extendió las cifras a un 2-0 a los 52′.

Las caras en el equipo de las dirigidas por José Letelier lo decían todo. Fue un mazazo que las desencajó y que les pesó durante el resto de un partido que solo fue a peor.

Solo bastaron que en el reloj pasaran 15 minutos, a los 67′, para que la misma Foord repitió y marcó el tercero en el global, y como si se tratara de un deja vu de pesadilla, dos minutos después, a los 69′, Gielnik aprovechó la desatención de zaga para poner el cuarto a favor de Asutralia.

Chile nunca pudo volver a salir de su área, siendo sofocadas por la presión del medio campo de las Matildas. Así se llegó a los 88′, cuando Foord marcó su tercero personal e inscribió el quinto definitivo y que zanjó la derrota por 5-0 de La Roja ante Australia, que evidenció las debilidades de la zaga nacional.