Durante la tarde de este miércoles se conoció del asesinato del comunero mapuche, Camilo Catrillanca, en medio de un operativo del Comando Jungla que irrumpió con ráfagas de balazos en la comunidad de Temucuicui.

Catrillanca murió luego de haber recibido un impacto de bala en su cabeza, tenía 24 años y era nieto del lonko de la comunidad, Juan Catrillanca.

Pero además era conocido por también ser una de las caras más visibles de la causa mapuche que abogaba por el fin de la militarización en la zona. De hecho en 2011 fue uno de los rostros que participó de la toma de la municipalidad de Ercilla realizada por un grupo de 30 estudiantes mapuche.

“Ya no queremos militarización en nuestras comunidades”, era la consigna de la ocupación pacífica que comenzó el 19 de agosto de ese año, y donde el grupo manifestó su rechazo frente a la violencia que deben sufrir desde su niñez por parte de Carabineros y del Estado de Chile, y que se refleja en constantes allanamientos, detenciones, y agresiones.

La toma finalizó luego de 13 días, y según explicó Catrillanca, quien era el vocero del grupo de estudiantes, “accedimos directamente a dos puntos, el colegio intercultural y la escolarización para todos”. Con respecto al tercer punto –el incremento de la presencia policial en la zona–, el entonces adolescente señaló que “nos gustaría tener una reunión con los jueces, ellos son los que dan las órdenes (que autorizan los operativos).

En esa ocasión los estudiantes además manifestaron que querían seguir sosteniendo reuniones y presionando al gobierno por el fin de la violencia en las comunidades.