La película de “Bohemian Rhapsody”, en la que se cuentan algunos episodios de la vida de Freddie Mercury y Queen, ha arrasado en taquilla y hecho salir a flote varias historias que se perdieron en el tiempo o que no fueron tan conocidas incluso en su momento.

Una de ellas es la polémica que envolvió a la canción “I want to break free”, específicamente a su videoclip, en el que los integrantes de la banda se disfrazan de mujeres y se los ve al interior de una casa realizando tareas domesticas. Ahí está Freddie con falda negra, polera rosa y una frondosa peluca pasando la aspiradora. También Brian May con tubos en la cabeza haciéndose la permanente con una bata rosa y tomando té. O Roger Taylor vestido de colegiala y John Deacon de abuela.

La canción del disco “The Works”, de 1984, fue muy valorada en Inglaterra y el resto de Europa, al igual que el videoclip, sin embargo, en América, específicamente en Estados Unidos, la situación fue muy diferente. El hit ni si quiera logró posicionarse en el top ten de lo más escuchando, mientras que el otro continente estuvo por semanas como número 1.

¿La canción no logró sintonizar con el público americano? Nada de eso. Todo se trató de un ato de censura por parte de la por entonces pujante cadena MTV, canal que no encontró nada mejor que vetarla porque vieron en el video una declaración a favor del travestismo y de la bisexualidad, es por esto que “I want to break free” no pudo gozar de popularidad que merecía y recién se exhibió en 1991 (recordemos que por esos años Youtube estaba lejos de existir y los videos musicales eran transmitidos por los canales especializados).

Lo curioso es que el mismo origen del promocional es muy diferente y al parecer poco tiene que ver con declaraciones de principios sobre la diversidad sexual.

Primero, el tema no fue compuesto por Mercuy, sino que por Deacon, el bajista de Queen, haciéndose eco del movimiento feminista de la época. Esto echa por tierra las ideas de que el single fuera una forma de liberación del frontman de la banda inglesa.

En segundo lugar, la idea tras el video tampoco es propiedad de Freddie, según explicó el propio May en entrevista con la revista GQ en 2011. “Todos piensan que fue idea de Freddie porque se veía como algo que le gustaría hacer, pero en realidad fue una idea que surgió de la novia de Roger Taylor”.

Según detalló el prodigioso guitarrista, la intención era parodiar una popular teleserie británica llamada “Coronation Street”, y que sigue vigente hasta el día de hoy como la “soap opera” más larga de la historia de Reino Unido.