177 millones 250 mil pesos. Ese era el monto que se ganó Daniel Araya en el programa Pasapalabra, pero había un detalle que la organización del programa ni su conductor, Julián Elfenbein, no dijeron y que impedirá que el estadístico se lleve el premio completo.

Araya, quien regresó al show de Chilevisión tras el repechaje de “La liga de los mejores”, obtuvo el premio más grande que ha entregado la TV nacional en su historia, según subrayó el propio conductor durante la emisión del programa.

Sin embargo, había un detalle no menor, una especie de letra chica, que hará que el viñamarino no pueda llevarse la totalidad de la cifra y destinar todo a su sueño de ir a Francia a apoyar a la Selección femenina que disputará el Mundial 2019. Esto, porque parte del dinero deberá ir a parar al Servicio de Impuestos Internos (SII).

De acuerdo al abogado tributario Alejandro Ramírez, según consignó Página 7, el 25% de los $177 millones 250 mil deberá entregarlos al SII, lo que se traduce en $44.312.500.

Lo anterior, porque el ingreso corresponde a una “renta esporádica”, por lo que deberá pagar el Impuesto de Primera Categoría “que debe declararse y pagarse en el Formulario 29, dentro del mes siguiente a la obtención del premio”.

Es decir, el histórico ganador de Pasapalabra, el primero en completar el rosco, se embolsará finalmente $132.937.500.