El premio de $176 millones finalmente encontró dueño durante el capítulo de “Pasapalabra” que Chilevisión transmitió la noche de este martes. Se trata de Daniel Araya, quien enfrentó al profesor de física, Felipe Morales, en medio de la “Liga de los Mejores” y logró quedarse con el gran pozo que venía acumulado por más de 30 capítulos y el más grande que se ha entregado desde el comienzo de las emisiones.

Tres semanas antes, el día de la grabación y luego de que se apagan las cámaras, Julián Elfenbein sale del estudio sonriente pero agotado. La jornada se extendió por más de cinco horas y, debido al alargue, tiene que correr a una serie de reuniones con el equipo, luego con ejecutivos del canal, y después partir a su productora.

“Pasapalabra” se convirtió en el caballito de batalla de Chilevisión. En medio de un parrilla televisiva donde las producciones de Mega lideran las preferencias, el programa es el único de otro canal que ha logrado meterse en el top ten del rating. El fenómeno es tal que, en sus once meses de tranmisión, es emitido cuatro días a la semana, y recientemente sumó tres nominaciones para los premios Copihue de Oro 2018, que se entregarán el próximo 23 de noviembre.

En conversación con El Desconcierto, mientras come apurado y se prepara para sus siguientes compromisos, Elfenbein cuenta detalles sobre su rutina, como que el programa se graba tres días a la semana –uno en la mañana y otro en la tarde–, que cada jornada se extiende por cuatro horas y la demanda que eso implica después del infarto que sufrió en julio pasado.

– ¿Cómo ha sido la experiencia de volver a la televisión, y especialmente con Pasapalabra, con todos los buenos resultados que ha tenido?

– Ha sido una experiencia bonita, pero no es un regreso porque yo tengo una productora, que se llama Chile Cortos, con la que trabajo hace más de 15 años y con la que hecho muchos programas, culturales, deportivos, de todo. Yo dirijo, estoy en eso, y además en la radio. Pero claro, desde que salí de TVN había estado un año y medio fuera de la pantalla. Tuve varias posibilidades de volver y no había querido porque estaba en otra: me fui a Tailandia, estuve viajando, haciendo otras cosas, me dejé el pelo largo, yo soy afro, estaba en una etapa más rebelde y tenía ganas de hacerlo después de 20 años trabajando en programas diarios sin parar.

Rechacé varias cosas porque quería hacer algo que me guste, que me guste el proyecto me refiero, y por eso acepté cuando me llamó el equipo de Chilevisión. Yo además lo veía en la televisión española y me gustaba mucho, y encontré que era un lindo proyecto para volver, porque era un programa que podían ver mis hijos, es una televisión familiar que además permite aprender, es un programa con contenido, y eso me da mucho gusto.

– ¿Cuál crees que es el principal aporte de “Pasapalabra”?

– Yo creo que nos devolvió a todos una televisión familiar, sana, que cruza generaciones, es transversal, que la pueden ver papás con hijos, hijas, mamás, abuelas, tías, el público que ve Pasapalabra es súper parejo, es todo tipo de edades, es una locura lo que provoca y yo creo que tiene que ver con eso, con la interactividad, que es un juego súper sano, que permite aprender, es de lenguaje, es de lo que hablamos, de lo que nos reímos, y además tiene un componente de humor súper importante y me gusta darle ese componente en la etapa inicial y tiene un suspenso que lo hace casi como una teleserie, porque es un capítulo que parte de una manera para llegar a un objetivo, que en general es dramático.

– ¿Cómo te preparas para cada capítulo?

– En general es un programa intenso donde tengo que estar muy conectado. Yo he hecho muchos formatos, me gustan mucho, “Factor X”, “Talento Chileno”, “Un minutos para ganar”, programas de baile, pero este tiene la particularidad de que requiere de mucha concentración porque hay mucho texto y mucho libreto, hay mucho juego que tengo que llevar y ese es un desafío difícil pero muy bonito.

– ¿Cómo lo estás llevando con tu salud?

– Bien, de a poco. Fue una sorpresa, es una cosa genética, mi abuelo y mi papá tuvieron lo mismo y no había mucho que hacer. Yo soy deportista y si bien, estoy un poco más gordo, soy un gallo delgado entonces me dio por un coágulo. Y básicamente hoy día estoy con cuidados en la dieta, nada de sal ni azúcar, poca carne, aunque igual a veces me escondo para comer chocolate eso sí. También estoy con poco deporte y eso me tiene mal porque yo soy muy deportista, me gusta mucho el fútbol y no puedo jugar porque estoy con anti coagulantes. De hecho recién ahora retomando la actividad física pero con gimnasio, yo nunca había ido porque a mí me gusta el aire libre, pero es lo que puedo hacer por ahora.
Pero, en todo caso, esto se trata principalmente de algo genético. Yo no estaba estresado, este programa es demandante y es cansador, y yo además dirijo “Show de Goles”, pero estaba feliz porque nos está yendo bien, estaba bien con mi mujer y familia, y además he tenido otros momentos más complejos y estresantes

– ¿Has hecho alguna reflexión sobre eso? Tú antes ya te habías enfrentado además a un tumor

– Es que ya he tenido tantas, porque yo soy un resiliente, un sobreviviente, por lo tanto, ya me ha tocado sacarlas. Yo soy un gallo que aprovecha, soy sencillo, me gustan las cosas que más amo, me gusta estar con mi familia, trato de aprovechar el tiempo con ellos, darle la justa importancia al éxito laboral o la falta de él, y que sé yo. Siempre lo he dicho y justo lo dije en una entrevista antes del infarto, que el éxito, como la felicidad, son momentos pasajeros y no me creo el cuento ni en lo bueno ni tampoco me voy pa abajo en lo malo. Creo que la vida está hecha de un tobogán de emociones, así ha sido la mía y no me quejo por eso, no suelo quejarme. Me gusta echarle pa’ adelante.

– Claro, no dejar pendientes

– Bueno, si hay pendientes es porque siempre hay, y si tengo que enfrentar algo difícil lo enfrento. Y si tengo que vivir alegría, lo enfrento pero con mesura; si me despiden de una pega será no más, no pido explicaciones, ni tampoco cuando me contratan, es así. Saber tomar y dejar, relajado. No estoy tomando vino blanco y eso me tiene mal, ni jugando a la pelota, pero esas son las únicas dos cosas.

Las denuncias de acoso en tv y Patricia Maldonado

Durante los últimos meses, el panorama para la industria televisiva fue remecido por una serie de denuncias de acoso sexual contra figuras emblemáticas como Herval Abreu y Nicolás López, mientras que los espectadores han impulsado una campaña que pide la salida de Patricia Maldonado de su espacio en “Mucho Gusto” (Mega).

Por otra parte, en política han surgido temas como el ascenso de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil y las demandas por el aborto libre, que fueron abordadas por el conductor en un breve cuestionario.

– ¿Qué opinas de Jair Bolsonaro y todo el revuelo en torno a su figura? 

– Patético

– ¿Qué personaje de la televisión y política admiras?

– De la política, en Chile siempre tuve una particular admiración por la figura de Ricardo Lagos, si bien tuvo un mal final de período, pero me pareció un político de aquellos, un estadista de verdad. En la tv es más difícil porque saco cositas de todos lados, saqué cosas de Felipe, a quien admiraba mucho, de Don Francisco, que me parece que es el mejor animador de Latinoamérica, no hay uno en particular. Admiro mucho a Stefan Kramer, creo que es el mejor imitador del mundo.

– ¿Cómo ves las denuncias de acoso sexual en la industria de la televisión y el cine que se han revelado el último tiempo?
– No solo en la industria sino que en general en otras áreas también, me parece que está perfecto. Me molesta la opinión de mucha gente que dice “oye pero por qué ahora y no lo hizo antes”, pero creo que nunca es tarde para decir lo mal que se pudo haber sentido alguien, ofendido o abusado en alguna etapa de la vida laboral.

– Tú eres de la U, ¿cuál es el recuerdo más feliz que tienes? 
– Muchos, pero no solo títulos. Ser de la U es algo más profundo que ganar campeonatos, ganar la Copa Sudamericana en 2011, o que es el equipo de Marcelo Salas en el ’94, o Sampaoli. Ser de la U es casi una religión, es una pasión que va más allá, crecimos en el dolor y en la derrota, así que aguante el bulla (hace una “U” con la mano).

– Si alguna hija tuya, cuando esté más grande, te dice que quiere practicarse un aborto, ¿qué le dirías?

– Conversaría primero con ella, me parece un tema profundo, hay que ver las causas, cuáles son las razones. Pero básicamente la apoyaría en su decisión pero tomando todos los resguardos posibles. Y que toda la gente tenga todas las posibilidades de hacerlo, y de hacerlo como corresponde.

– ¿Qué opinas de la polémica con Patricia Maldonado y la campaña para sacarla de la televisión? 

– Yo creo que te puede tocar estar con personas que piensen muy distinto a ti, o que defienden valores muy distintos a los tuyos, que pueden pensar de forma diametralmente opuesta a la tuya, pueden incluso en alguna oportunidad de la vida haber sido enemigos potenciales, pero me parece que la libertad y la democracia consisten en respetar incluso esa diversidad por muy terrible que te parezca. Por eso, no estoy de acuerdo con la campaña, no estoy de acuerdo con el pensamiento político de la Pati, pero no estoy de acuerdo con la campaña, me parece que ella tiene todo el derecho a trabajar.

– ¿Existe alguna posibilidad de que Ponce Candidato vuelva, por ejemplo, para las elecciones 2022? 

– Puede ser. Es que el humor mío es muy Ponce, Ponce es fome, esa es la gracia, absurdo, raro, extraño, irreverente, poco entendido, y eso soy un poco yo. Muy así. Está, pero siempre me lo piden, pero puede ser, por qué no.