Patricia Arriagada, ex funcionaria de la Contraloría General de la República, es parte de la investigación en relación al fallido sumario al Departamento III de Carabineros. La relevancia de la indagatoria es que, de no haberse anulado, pudo detectar el millonario fraude de la institución que ya asciende a más de $26 mil millones.

“El contralor (…) luego que vino el general director a hablar con él, decidió que no se hiciera”, señala un mail del año 2010. El correo de Arriagada es parte de la denuncia que hizo el fiscal administrativo Eduardo Díaz, al Ministerio Público. El documento es clave en la indagatoria que pretende aclarar por qué el contralor dejó sin efecto el sumario.

La investigación se centra en determinar presuntos ilícitos relacionados con el incumplimiento del rol fiscalizador de Contraloría, además de la injerencia que pudo tener en este asunto una reunión sostenida entre el exgeneral director de Carabineros Eduardo Gordon y el excontralor en la época en que se anuló el sumario, Ramiro Mendoza.

Según consigna La Tercera, en la denuncia presentada por Campo se especifica que la “Srta. Patricia Arriagada, consigna: ‘El contralor después que se dictó la resolución (1.782/10) designando al fiscal y luego que vino el general director a hablar con él, decidió que no se hiciera”.

Arriagada, quien fue subcontralora de Mendoza entre 2011 y 2016, explicó que “no recuerdo que durante 2010 yo haya dispuesto una auditoría en Carabineros, tampoco recuerdo que haya dispuesto un sumario administrativo”. A la vez, tampoco vio su anulación: “Es una sorpresa ver este documento. Efectivamente, aparece mi firma bajo mi nombre, pero esto de la leyenda ‘anulada’ no es normal”. Además, añadió que “nunca el señor Mendoza me preguntó por este sumario que yo tampoco recordaba, no obstante haber sido un sumario importante”.

En tanto, el ex contralor declaró el pasado 29 de agosto que “no recuerdo que se haya iniciado un sumario en Carabineros durante 2010. Yo, en mi calidad de contralor de la República, no disponía de la apertura de sumarios, estos podían ser aperturados por los jefes de división (…), entre otros funcionarios de la institución”.

También se refirió a la reunión con Gordon y al sumario anulado: “No recuerdo por el momento cómo haya terminado este o de haber juntado o reunido con alguien de Carabineros para esto. Sí debo recordar que estas visitas no son extrañas sobre estos temas”.

En la denuncia se detalla que nunca se informó sobre el fallido sumario: “Dicha información no fue remitida al contralor general por el Sr. Ricardo Provoste (jefe del Departamento de FF.AA)”, aclara la denuncia, añadiendo que “la entonces fiscal de la CGR Carolina Requena como Ricardo Provoste, no efectuaron denuncia (…) a esta fiscalía administrativa, como al Ministerio Público”.