Se acabó el juicio en Kuala Lumpur para Fernando Candia y Felipe Osiadacz, tras un años y tres meses detenidos en Malasia luego de haber dado muerte a una persona trans en el lobby del hostal donde se quedaban de vacaciones.

Los dos chilenos finalmente decidieron declararse culpables  una vez se se dio a conocer el acuerdo entre las partes de la defensa y los acusados, recalificando el delito de homicidio a homicidio culposo, según detalla La Tercera.

De esta manera, el juez dictó la sentencia de dos años de cárcel para ambos, salvándose de la pena de muerte, específicamente, de morir en la horca, pena que inicialmente estaba sobre la mesa.

Sin embargo, los chilenos no deberán cumplir la totalidad de la condena, ya que se le deben restar los 15 meses que llevan recluidos en Sungai Buloh, por lo que solo deberán estar tras las rejas otros 9 meses.

Incluso, se espera que puedan recibir otra rebaja en su condena debido a su ben comportamiento en los meses que ha durado la investigación y el juicio, y existe la posibilidad que vuelvan al país en tan solo un mes más.

Junto a esto, antes de finalizar el juicio, Candia y Osiadacz se subieron al estrado para pedir disculpas a la familia de la víctima. “No somos criminales, somos buenas personas, nunca hemos atacado a nadie, fue un accidente”, aseguraron.