Uno de los momentos clave que vivió la investigación por el asesinato de Camilo Catrillanca en la comunidad de Temucuicui se comenzó a desarrollar el sábado a las 20:30 horas. A esa hora, los cuatro policías involucrados en la muerte del joven mapuche eran interrogados en Temuco y entregarían la información clave que dos horas antes ya estaba en posesión del ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick.

Los fiscales Jorge Calderara y Rodrigo Garrido tenían dudas de la participación y primeras versiones entregadas del operativo realizado por el Comando Jungla por el sargento 1° Carlos Alarcón, el sargento 2° Raúl Ávila y los cabos Braulio Valenzuela y Gonzalo Pérez, equipo a cargo del suboficial Patricio Sepúlveda, de acuerdo a lo indicado por La Tercera.

El interrogatorio efectuado el sábado se extendió hasta las 4 de la madrugada, los efectivos policiales se desdijeron y entregaron el antecedente que cambió el rumbo del caso y obligó a La Moneda a pronunciarse, tomar acciones y modificar el discurso y que estaba dando de cara a la ciudadanía.

¿Qué fue lo que dijeron? Que efectivamente había una cámara que grabó el operativo que terminó en la muerte de Catrillanca y en el arresto, declarado ilegal, de un adolescente de 15 años que acompañaba al comunero en el tractor. Pero eso, que ya era grave, no fue lo peor: la tarjeta de memoria que almacenaba el registro fue borrada. Información que desde las 18 horas ya tenía Chadwick.

De acuerdo al informe final del sumario interno instruido por Carabineros, que corrió paralelamente a investigación del Ministerio Público y fue entregado a Interior por el propio general director de la institución, Hermes Soto, ya adelantaba lo que los policías reconocieron en sus declaraciones: Habían mentido y el registro existió.

Pero eso no es lo único, ya que la declaración del único testigo que no forma parte de Carabineros ahora cobra más relevancia. El joven detenido que estaba con Catrillanca había dicho en la comisaría de Collipulli, donde fue retenido, ante la abogada del Instituto Nacional de Derechos Humanos que uno de los policías tenía una cámara en el casco, como dicta su protocolo, y que cambió el chip delante de él en el momento en que se produjo la muerte y la detención.

“Él le contó a la abogada que estaba con Camilo en el tractor mientras el grupo de policías les empezó a tirar primero balines de goma y luego balas por la espalda. En un minuto, Camilo le dijo que se agachara. Cuando lo hace ve que su amigo recibió un balazo en la cabeza. Al lado de él”, relata Consuelo Contreras, directora del INDH.

En la misma línea, continuó narrando: “Carabineros lo golpea y lo sube a un carro. Y es en ese trayecto donde dice que un carabinero agarra una cámara y el cambia le chip“. Este lunes, el joven será interrogado por el fiscal Jorge Calderara en el mismo lugar donde asesinaron a Camilo Catrillanca.

Los cuatro carabineros fueron dados de baja y Carabineros informó que aceptó la renuncia de Mauro Victtoriano, jefe Zona Araucanía Control Orden Público, e Iván Contreras Figueroa, prefecto FF.EE. de La Araucanía.