¿Cómo hablar del asesinato de Camilo Catrillanca desde mi identidad feminista académica con retazos (aún) de colonialismo? ¿Cómo solidarizar con el dolor que siente el Pueblo Mapuche sin ser ni parecer ajena al racismo de Estado que se aplica de manera descarada por los diferentes gobiernos chilenos?

Para responder aquello voy a acudir a las emociones que implican un hecho de horror, como es que tu hijo sea asesinado a balazos por sujetos enviados por el Estado. La muerte de Camilo nos con-mueve y está lejos de ser un hecho estático en la memoria histórica mapuche y espero del no-mapuche también.

¡Están matando Mapuche en el Sur! Y como parte de la academia que investiga el valor del conocimiento originario, esta es mi manera de sumarme al rechazo por las políticas de Estado que no sólo inferiorizan, segregan y discriminan al mapuche, sino que también los asesinan.

Daniela Catrileo desde un llamado de atención a quienes trabajamos y hablamos del pueblo mapuche sin serlo realmente, nos dice: “no hay paper que aguante tanto dolor” y cuánta razón tiene.

Nuestras prácticas académicas lamentablemente están lejos de representar los sentimientos que este hecho conlleva. La ciencia extractivista, a nuestro pesar, ha contribuido a sumar discriminación en vez de contrarrestarla. En realidad, la academia tradicional es parte del problema que tiene a toda diferencia, llámase, mapuche, mujer, transexual, travesti, negra, etc. En condición de inferioridad respecto del modelo eurocéntrico dominante.

Por tanto, las palabras de apoyo y solidaridad con todo el Pueblo Mapuche hoy, son parte de emociones que reconocen el lugar de la ciencia en este asunto, pero también reconocen los puentes que nos conectan como personas, como seres conscientes del dolor, como sujetxs todos partes de un territorio menoscabo por el colonialismo y neoliberalismo imperante. No somos tan distintos en esto.

Camilo fue asesinado brutalmente arriba de un tractor y la evidencia de ello probablemente manipulada. Este acontecimiento sí es distinto en los mapuche, porque es un acto que arrastra profundas huellas históricas y sociales que no podemos ni debemos permitir se sigan repitiendo.


Doctora (c) en Ciencias Sociales Universidad de Los Lagos