El municipio de Santiago podría sumarse a la iniciativa impulsada por otras comunas como Recoleta, Las Condes y Valparaíso, que ya cuentan con una ordenanza municipal que sanciona el acoso callejero.

Esto debido a que el pasado viernes 16 de noviembre se presentó una propuesta de ordenanza que busca “erradicar toda práctica de acoso sexual en la vía pública a la que puedan verse expuestas mujeres, hombres, niñas y niños en el territorio comunal”.

En este proyecto participa la concejala Irací Hassler (PC), quien explicó que la iniciativa aún no se ha votado pero espera que pueda pasar por la Comisión de Género y luego que se ponga en tabla.

En específico, la propuesta sanciona los silbidos, comentarios o gestos obscenos, piropos, persecución a pie o en vehículo y sensación de inseguridad en lugares público sin consentimiento, y establece que será deber del municipio “tomar las medidas necesarias para combatirlo y educar a los vecinos y vecinas de la comuna para que reconozcan, y rechacen, este tipo de conductas”.

En caso de que se aprobara la ordenanza, las multas podrían llegar hasta las cinco Unidades Tributarias Mensuales ($240.800). En tanto las manifestaciones ofensivas llegarían hasta las cuatro UTM ($192.640) y la destrucción de carteles de la ordenanza, a tres UTM ($144.480).