El Juzgado de Garantía de Collipulli falló a favor del amparo presentado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que tenía como fin proteger al joven de 15 años de iniciales M.P.C., el principal testigo de la muerte de Camilo Catrillanca.

Vale recordar que el pasado miércoles Catrillanca abordaba su tractor junto al adolescente, cuando se toparon con un operativo del comando Jungla en la comunidad de Temucuicui. Los policías dispararon -dejaron cinco marcas de balas en el tractor- e impactaron a Camilo Catrillanca, nieto del lonko Juan Catrillanca, en la nuca.

Entonces, los efectivos detuvieron y golpearon al joven de 15 años. Uno de ellos, identificado como el sargento segundo Raúl Ávila, sacó la tarjeta de memoria de la cámara GoPro que estaba en su casco y la destruyó. Ese registro era clave en la investigación por la muerte del comunero y produjo la salida de los cuatro miembros de Carabineros que llegaron al lugar.

La decisión del tribunal implica que Carabineros no se puede acercar al joven M.P.C. para evitar cualquier tipo de presión. Para todas las notificaciones de la justicia, deberá ser la PDI la que le haga llegar la información al adolescente.