El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, llegó hasta el Grupo 10 de la FACH para observar el proceso de expulsión de 31 ciudadanos colombianos hacia su país, sin embargo, las repsuestas que tuvo que dar correspondiero a otro tema que ha marcado la agenda.

La renuncia durante la jornada del martes del ahora ex intendente Luis Mayol fue el tema obligado al que el subsecretario debió referirse y lo hizo en un claro tono de defensa del ex presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).

“El gesto que hizo Mayol es un gesto de lealtad total al presidente, en un ambiente de alta tensión por las declaraciones de diputados de la oposición”, indicó Ubilla, luego de que el ex intendente diera un paso al costado cuando en el Congreso se barajaba la idea de si destitución.

Según el mismo Ubilla, Luis Mayol “asume que su ejercicio de intendente puede ser un factor de entorpecimiento de los planes de implementación del presidente en la Araucanía”.

Junto a la defensa irrestricta a su labor en la zona y especialmente tras la muerte del joven de 24 años que recibió un balazo en la cabeza que le provocó su muerte durante un operativo del llamado Comando Jungla,  el ex subsecratrio de Interior aprovechó para criticar a la oposición.

“Encontramos que hubiera sido coherente que hubieran tenido la misma actitud por el caso Huracán, o el fraude al Fisco de Carabineros, los que hoy tiran la primera piedra hubieran tenido la misma actitud”, señaló en respuesta al anuncio de acusación constitucional.

En la misma línea apuntó que “hay un uso, un intento de instrumentalizar la muerte del comunero”,

Se ha instrumentalizado un tema que es sensible. Los hechos hablan por si mismo. La reacción del gobierno desde le primer día desde que se supo ha sido una acción rápida en apoyo a los distintos procedimientos investigativos”, añadió.

Finalmente, antes de no aceptar más preguntas de los periodistas que se encontraban en el punto de prensa, subrayó que “antes de las 72 horas”,  el propio Ejecutivo entregó la información sobre la eliminación del registro de la cámara que debían utilizar las fuerzas policiales que realizaron el operativo.