Una dura critica contra la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados emitió la Asociación Funcionarios de Trabajadores Parlamentarios (Afutraparch), luego de que la instancia parlamentaria rechazara la denuncia contra Renato Garín por agresiones.

La denuncia salió a la luz el 15 de noviembre recién pasado, cuando Pedro Glatz, uno de los asesores de la diputada Catalina Pérez, también militante de Revolución Democrática, indicó que fue arrinconado por el parlamentario también de RD contra en una pared y recibió varias amenazas.

Debido a que la instancia legislativa apeló a la falta de pruebas en el caso, la agrupación de trabajadores del parlamento alertó que no se escucharon a todas las partes en la denuncia, sino que sólo al diputado Garin.

Es por esto que manifestaron su total rechazo y acusaron que se vulneraron los derechos del denunciante al impedirse que se realice un debido proceso.

“Según lo expuesto en la resolución, el diputado Garín niega haber realizado las agresiones de las que fue acusado”, indican en el comunicado.

“Frente a este hecho y sin dar espacio a la presentación de los antecedentes”, continúa el comunicado detallando que no se presentaron los “testigos debidamente individualizados o ante la posible existencia de registro audiovisual o escrito por parte del personal de seguridad de la Cámara”, lo que derivó en que “la comisión desechó analizar la denuncia en su merito”.

El próximo paso de la Asociación es el de presentar un recurso de reposición para que Comisión resuelva y sancione al diputado en caso de que así corresponda.

“Creemos que un debido proceso exige que se entregue la oportunidad al denunciante de presentar los antecedentes anteriormente enumerados, por lo que esa investigación de oficio debe iniciarse”, enfatizan en la Asociación.