El ex fiscal Carlos Gajardo se refirió a las declaraciones que se hicieron públicas del Comandante en Jefe del Ejército, el general Ricardo Martínez, en las que reconoció que había una “compra de armas por la vía legal, que después las dan por perdidas, pero que lo que están haciendo es venderlas a grupos de narcos”.

En conversación con Rayén Araya en el programa #AquíYAhora, Gajardo recordó que el general “salió explicando que se trataban de casos antiguos y asilados, pero el tono de la conversación no parece que esa su intención”.

En la misma línea, destacó que “ha existido en las últimas décadas una falta de control civil importante sobre la función policial y sobre la función de los militares“, lo que explicaría las grandes atribuciones que poseen las instituciones y que no deben rendirle cuentas a nadie.

“Esto se explica -continuó Gajardo- por supuesto por la dictadura, donde no hubo ningún tipo de control sobre ellos y en democracia, como lo reconocía José Miguel Insulza, que no hay control civil”.

Es por eso que a juicio del ex fiscal a cargo del caso Penta “faltan modificaciones importantes en materia de probidad, para que nuestras Fuerzas Armadas tengan estándares mucho mas altos”.

Además, identifica que esto no es un problema solo de las FF.AA., sino que de “las grandes instituciones que tenía Chile y que están bajo sospecha, los partidos políticos por los casos de corrupción,  las FF.AA. y la misma iglesia por los casos de abusos, las empresas en general , los medios de comunicación se están salvando”.

Por otra parte, destacó la creación del Estatuto Anti Corrupción, el que entre otras atribuciones sube penas y multas, se sanciona el cohecho sin contraprestaciones y se aumentan los delitos para las empresas.

“El gobierno podría sentir legítimo orgullo, aunque es un proyecto que venia del gobierno anterior”, destacó Gajardo, a quien le hubiera gustado que esto el Ejecutivo lo anunciara con los mismos “bombos y platillos” con los que anunció la creación y llegada del Comando Jungla.

Junto a esto, destaca que el Estatuto Anti Corrupción servirá “para que no se cometan esas conductas pero también para que quienes estén al tanto de ellas, las puedan denunciar“. Finalmente subrayó que si bien la creación de un marco legal es muy relevante, más lo es el cambio cultural que se produce en las sociedad cuando leyes como esta comienzan a operar.