Si hoy Israel es el 4to país exportador de armas a nivel mundial es porque tiene un importante “soporte militar para subsistir mediante la ocupación, colonización y apartheid en Palestina”, sostiene Saaid Jamis, participante de la Campaña BDS desde el Sur y parte del equipo investigador del informe titulado “El militarismo israelí en América Latina”. Además, el activista sostiene que como el Estado de Israel “es una fuerza ocupante – una fuerza militar que necesita una constante inversión en investigación y desarrollo de armas- exporta al mundo ese mismo desarrollo militar, de control y seguridad”.

El activista argentino Germán Romano, del Periódico Virginia Bolten y de BDS Argentina, visualiza que “la región latinoamericana exporta productos primarios a Israel y luego adquiere productos industrializados, como tecnología y máquinas de matar, siendo un flujo económico de primerización de nuestras economías con la consiguiente forma colonialista de relación comercial”.

En el informe se detalla que a partir de 1967 el régimen sionista comienza a tener injerencia en el comercio de las armas en Latinoamérica y en Chile a partir de 1974, precisamente durante el régimen de Pinochet, convirtiéndose en 1976 en su principal proveedor.

El informe detalla que Israel vendió misiles, radares, armas ligeras, naves aéreas, navales y tecnología de “bombas de racimo” a la dictadura chilena. Esta información salió a la luz gracias a cables de la embajada de los Estados Unidos en Chile. Pero también porque existe una solicitud que realizaron víctimas de la dictadura chilena el año 2016 para que Israel desclasificara unos 19 mil cables relacionados con este intercambio militar. Hasta la fecha esto no se ha efectuado “develando la complicidad de Israel en las violaciones a los derechos humanos en Chile”, sostiene el documento.

La Fuerza Aérea de Chile contó con el apoyo de Israel, tanto en insumos técnicos como con asesorías de expertos y hubo abiertas intenciones durante la dictadura chilena de profundizar la relación militar entre ambos países, pues hubo pronunciamientos públicos al respecto por parte de funcionarios israelíes. En ese marco en 1978, Chile recibió al Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Militares israelíes, General Mordechai Gur, quien promovía específicamente sistemas de misiles y tecnología. En 1984, visitó el país el entonces Ministro de Comunicaciones de Israel, quien afirmó que habían tergiversado en los medios al régimen militar chileno, tal como le ocurría a Israel con el tema de los “terroristas palestinos”.

Democracia armada

Germán Romano, del Periódico Virginia Bolten y de BDS Argentina, explica que existen dos etapas de compras masivas de armas a Israel en Latinoamérica. La primera, ocurre durante las últimas dictaduras militares, y una segunda etapa que se da en períodos de democracia en países como Chile, México, Colombia y Brasil.

En Chile, si bien la compra de armas se desaceleró considerablemente a fines de la dictadura cívico-militar, no cesó por completo. Es más, a partir del año 2000 se reactiva la compra de material bélico a Israel. De hecho, entre los años 2000 y 2004, “Chile compró 200 misiles aire-aire y 1000 misiles antitanque, junto con sistemas de radar”, sostiene el informe.

También, la Armada de Chile compró las lanchas misileras “Angamos”, “Chipana” e “Iquique”, y las patrulleras “Hudson”, “Machado”, “Salinas” y “Díaz”. Además, se intercambiaron métodos de entrenamiento y cooperación mutua. La “Angamos” se hizo conocida cuando participó del ataque que la armada chilena hizo a los pescadores de Mehuín cuando protestaban en rechazo al ducto de la Celulosa Arauco.

Para el caso chileno también se menciona la presencia de gases lacrimógenos, globos de seguridad, y drones que permiten que haya estrategias de control en la región de la Araucanía, además de técnicas de entrenamiento a Carabineros y contratos con Gendarmería, los que suponen la venta de grilletes para los presos, entre otros elementos para la represión.

En el informe se detalla que Gendarmería ha sido entrenado por la Mossad (servicio de inteligencia israelí) específicamente en sus técnicas de tortura. Actualmente hay un contrato vigente de tobilleras electrónicas

Militarización en la Araucanía

En el informe se relaciona el proceso de colonización territorial de la Araucanía -el denominado conflicto mapuche con lo que viven las poblaciones beduinas palestinas del desierto del Naqab, pues existe una directa responsabilidad de Israel en la militarización en el Wallmapu. De hecho, en las aldeas de Atir y Al-Aragib, ha habido un proceso de robo de tierra con la excusa de la reforestación, algo similar a lo que ocurre con el discurso de las forestales en complicidad con el Estado chileno, quienes producto de la implantación de monocultivos de pinos y eucaliptus, han ido quitándole al pueblo mapuche su territorio ancestral.

Las fuerzas armadas en el sur de Chile han recibido entrenamiento, tecnología y armamento militar israelí. También se ha denunciado que en el último tiempo ha existido un contrato con la empresa israelí “BlueBird Aero System”, y que hubo intensiones de comprar drones para vigilancia durante este año, pero que no se ha concretado.

El informe narra un episodio de octubre de 2011 en el que el entonces Ministro de Defensa chileno, Andrés Allamand, compró drones Hermes a la compañía Elbit Systems arguyendo que se necesitaban para la lucha contra el narcotráfico en la frontera con Perú y Bolivia. Esto lo hizo tras reunirse con los ejecutivos de la empresa durante un viaje diplomático a Noruega e Israel.

Un mes antes, en septiembre del mismo año, Allamand también se había reunido con el ex Ministro de Defensa del Estado de Israel, Ehud Barak, en un encuentro marcado por “un diálogo hermético, sin información oficial y al margen de los medios”, documenta el informe.

Finalmente, en abril de 2013 el Ejército de Chile compró “mini” drones para el espionaje por un monto de $3 millones de dólares conocidos como SpyLite a la empresa privada israelí “BlueBird Aero Systems”.

El informe también menciona la aplicación de la Ley 18.314, conocida como “Ley Antiterrorista”, la cual ha sido “utilizada sistemáticamente para criminalizar dirigentes mapuche, que son luego absueltos” sin juicio. Esto se equipara con lo que vive la mayoría de los prisioneros políticos palestinos que están bajo la figura de la “Detención administrativa” en las cárceles israelíes sin cargos ni juicios.

“Las balas son las mismas”

Debemos asumir que “las balas que asesinan a palestinas y palestinos son las mismas que se usan para reprimir en nuestros territorios”, dice Germán Romano, y agrega que se debe entender que “si pierde Palestina, perdemos todas y todos porque la lucha es la misma, es contra los colonialismos, las ocupaciones, los regímenes de apartheid, el militarismo y las formas de este sistema”.

La complicidad de Israel en la violación a los derechos humanos en los países latinoamericanos se puede constatar en la comercialización de los productos de la empresa Elbit, que es “la principal empresa del complejo industrial belicista israelí”, y que promociona sus productos con la característica de que son “probados en campo, es decir básicamente asesinando al pueblo palestino”, dice Romano.

Aquí existe “una violación a los derechos humanos de “doble vía”, donde no solamente se ve afectada Palestina con esta relación comercial con Israel, sino también el pueblo chileno y el pueblo mapuche, específicamente”, comenta Saaid Jamis. Por eso se debe fomentar la solidaridad en la lucha de los pueblos por su autodeterminación, y para que “se deje de reprimir y encarcelar a los pueblos en lucha contra la opresión, contra el colonialismo, los genocidios y los regímenes de segregación racial”, sostiene el activista.

Con este informe, la idea es que la ciudadanía esté al tanto de lo que ocurre y active campañas desde su lugar o quehacer profesional: “Si es artista, que impulse el boicot cultural, si es estudiante o académico que trabaje con el boicot académico, si es empresario que promueva el boicot empresarial”, explica Jamis, y agrega que Israel “no solo viola de forma muy evidente los derechos humanos en Palestina, sino que existe una clara complicidad militar con lo que ocurre en otras partes del mundo”.

El informe se puede descargar aquí