El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó tres querellas contra Carabineros  durante la jornada del pasado miércoles por la muerte de Camilo Catrillanca, el peñi de 24 años asesinado durante un operativo del llamado Comando Jungla.

Y es en el documento presentado que se detalla que miembros del INDH  estuvieron presentes cuando se realizó la autopsia en el Servicio Médico Legal (SML) al joven de Temucuicui, por lo que pueden asegurar que él se encontraba desarmado al momento de recibir el balazo en la cabeza.

“Se apreció la lesión  mortal que consiste en una herida en la parte de atrás de la cabeza”, indica el texto en el que se describe que “la bala que habría ingresado a la cabeza por la nuca de la víctima es de la munición denominada con ‘encamisado de plomo’ que corresponde al armamento utilizado por Carabineros de Chile”.

Específicamente son las querellas que presentó el organismo: homicidio calificado, cuasidelito de homicidio por el adolescente de 15 años que acompañaba a Catrillanca y por obstrucción a la investigación, según consigna Radio Bío Bío.

Es por esto que en el informe se indica que “ambos estaban desarmados. Las balas fueron no sólo una, son 23 balas las que tiene el tractor. Se cambiaron de balines de goma a bala y quienes disparaban era un equipo profesional”.

En la misma línea, sostienen que todas las balas de las que se encontraron los casquillos y las marcas en el tractor que conducía Camilo Catrillanca pertenecen a Carabineros y se descarta la teoría del enfrentamiento debido a que solo hay disparos de un solo lado. “No hay oposición, no hay enfrentamiento”, subrayan desde el INDH.