La humorista Jani Dueñas realizó un análisis sobre su juventud y la masculinización que vivió durante su adolescencia para ser aceptada por los hombres.

En un diálogo con la revista Sábado, la comediante, que fue destacada por la revista Time, sostuvo que el humor fue su forma de sacar la voz dentro del mundo laboral.

“El humor es una herramienta muy grande en muchos sentidos es un método de defensa de seducción, es una forma de empatía, es una manera de decir cosas sin ser tan duro y también se puede ser muy duro haciendo humor. Es un artilugio maravilloso. Yo creo que a mí igual me costó. Y esto es algo que hablo cuando me preguntan de feminismo: soy una mujer que vivió toda su adolescencia y sus primeros años y su juventud pensando que ser hombre era más bacán“, comentó.

En la misma línea, la voz de “Patana” sostuvo que se masculinizó durante su adolescencia. “No era la más bonita y mi masculinización fue una especie de negación de la femineidad. Todos los minos que me gustaban, yo no les gustaba de vuelta, pero me encontraban súper simpática”, agregó.

Dueñas criticó que las mujeres tengan que masculinizarse para equipararse a los hombres en la sociedad. “La palabra empoderamiento nos ha hecho mucho daño porque la mujer empoderada como que usa terno, como que la mujer para ser dueña de una empresa tiene que ser un hombre y una mujer de verdad femenina, o la femineidad que ella quiera no existe: hay entonces que “heteronormarse” para ser power”, argumentó.

Además de esto, la comediante señaló que las mujeres no tienen que ser como los hombres para que las acepten. “No está bien: los hombres debiesen pegarse la cachada de que somos distintas y que no tenemos por qué ser como ellos para que nos quieran o para poder conversar con nosotras, admirándonos como iguales”, cerró.