“El cáncer terrorista debe ser extirpado con las armas que la democracia y el Estado de derecho nos otorgan”, es la violenta frase que aparece en una carta enviada por diez diputados de la UDI al presidente Sebastián Piñera, en la que le piden llamar al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena) para enfrentar el conflicto mapuche, a menos de dos semanas del asesinato por la espalda de Camilo Catrillanca.

La frase llamó inmediatamente la atención debido a la ineludible relación con los dichos del general Gustavo Leigh para justificar el golpe de Estado de 1973 y la Junta Militar que él mismo constituyó: “Extirpar el cáncer marxista”.

El Cosena es un organismo asesor del presidente en materias de seguridad nacional, conformado por los presidentes del Senado, Cámara de Diputados, Corte Suprema, así como los Comandantes en Jefe del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea, el General Director de Carabineros y el Contralor de la República.

La última vez que se convocó el Cosena fue en 2014, también bajo la administración de Piñera en la víspera al fallo de La Haya en el litigio con Perú.

El organismo fue creado en plena dictadura y tenía incluso facultades de autoconvocarse. Por su esencia antidemocrática, fue reformulado y sometido al poder del presidente de turno en las reformas constitucionales de 2005.

Con apenas dos sesiones desde ese año, los parlamentarios de la UDI creen que la situación en La Araucanía justifica un organismo de este tipo. Osvaldo Urrutia, Juan Antonio Coloma y Jorge Alessandri fueron los principales instigadores de la carta enviada a Piñera.

“El conflicto latente en La Araucanía nos lleva a reflexionar acerca de lo relevante que es la promoción social, económica y cultural de una zona tan olvidada en anteriores administraciones”, aseguran en la carta que publica hoy La Tercera, agregando que la existencia de ataques terroristas generados por grupos violentistas y cuyas víctimas son personas inocentes, han configurado la necesidad de establecer grupos especiales de Carabineros”.

Sobre la muerte de Camilo Catrillanca, comunero mapuche que recibió un disparo por la espalda de parte de Carabineros hace menos de dos semanas, dicen que es “un hecho grave que es preciso investigar y que fue propiciado por un actuar de personal policial que se alejó de los protocolos”, pero no dudan en su “profunda convicción en torno de respaldar la labor de Carabineros”.