Indignación y cuestionamientos a la justicia se han generado luego de que se conociera la sentencia del caso de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años que fue asesinada a fines de 2016, luego de haber sido drogada, violada, e incluso torturada por sus agresores, y cuyo crimen generó una ola de manifestación en América Latina bajo la consigna de “Ni Una Menos”.

Este lunes, la primera sala del Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 de Mar del Plata decidió absolver a Matías Farías (25) y Juan Pablo Offidani (43) de los delitos de abuso sexual violento con acceso carnal, con dolo violento y femicidio –que era lo que pedía la Fiscalía, con una pena de prisión perpetua– mientras que el tercer imputado, Alejandro Maciel, fue absuelto del delito de encubrimiento agravado.

Los jueces desestimaron el cargo de abuso sexual “por no haberse probado en el debate”, y en su lugar, condenaron a Farías y Offani a una pena de 8 años de prisión y una multa de 135 mil pesos por el delito de “tenencia y comercialización de estupefacientes, agravado por su venta a una menor de edad y en jurisdicción de una escuela”.

Durante el juicio quedó demostrado que el 7 de octubre de 2016 Offidani y Farías le vendieron marihuana a Lucía en la puerta del colegio. Al día siguiente se volvieron a encontrar: la pasaron a buscar en un auto y la llevaron a la casa de Farías. Horas después, junto con Maciel, dejaron el cuerpo sin vida en el hospital de Playa Serena.

El caso despertó especial repudio, e incluso un Paro Nacional, luego de que la fiscal del caso, María Isabel Sánchez, declarara que Lucía sufrió “una agresión sexual infrahumana”, que incluía un empalamiento y una muerte producida por reflejo vasovagal. En el juicio, además algunos peritos deslizaron la posibilidad de que la adolescente hubiera fallecido por “asfixia tóxica”.

“Es una vergüenza el fallo, una fantochada. Este tribunal no entiende nada de violencia de género”, dijo Guillermo Pérez, padre de la víctima, a Clarín luego de conocer la resolución.

Marta, la madre de Lucía, agregó que esperarán a conocer el fallo que ahonde en la argumentación de los jueces Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale, para apelar en el tribunal de alzada. “No vamos a bajar los brazos”, aseguró.

En tanto, el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, cuestionó el fallo judicial que absolvió de los cargos de femicidio y abuso sexual al sostener que “naturaliza la violencia contra las mujeres”.

“La impunidad frente a la muerte o el asesinato de una mujer no sólo alienta nuevos abusos, sino que también transmite el mensaje de que la violencia contra la mujer es aceptable o normal”, precisó.