Nury González, coordinadora del programa, dió una entrevista para conocer en profundidad los lineamientos del magíster en Artes de la Universidad de Chile.

-¿Cuál es el principal objetivo de este programa de magíster?

-El magíster busca que el estudiante fortalezca su producción de obra. La idea es que el estudiante pueda dotar a su obra de coherencia de manera que esté vinculada con distintos quehaceres a nivel nacional, histórico, político y cultural. Buscamos que el estudiante desarrolle de su propia obra.

-¿Cuál es el perfil del estudiante al magíster en Artes Visuales?

-Si bien el perfil uno lo podría pensar centrado en los artistas visuales, en nuestro programa de magíster esto se amplía a otras disciplinas como teatro, arquitectura, diseño o aquel estudiante que tenga una propuesta de obra. Uno podría decir que el artista visual tiene una propuesta de obra creativa, sin embargo, un actor, un bailarín, un diseñador o un arquitecto, también puede generar una propuesta de creación, una propuesta de obra. Nuestro perfil tiene esa apertura, esa inclusión, esa transversalidad donde el eje está dado por la producción creativa de una obra.

-¿Cuál es el valor que el programa asigna a la interdisciplina?

-La interdisciplina es clave. Este programa lo hemos construido con una malla que cruza las ciencias sociales con la filosofía, las ciencias duras y el cine. Creo que hoy en día las fronteras del arte, sea cual sea el área de donde venga, cruza absolutamente todas las disciplinas. Eso es lo que nos interesa fortalecer, aquellas obras que trabajan con lo político, lo social y lo científico como por ejemplo las consecuencias del calentamiento global. En ese sentido, queremos ampliar cada vez más los cruces porque nos parece que hay otras áreas del saber que son buenas estructuras para la construcción de una obra.

 -¿Desde qué lugar el programa de magister fomenta el discurso crítico?

-Creemos dentro del Comité Académico que en el campo del arte son posibles todos los cruces haciendo que se configure como un espacio absolutamente libre y libertario para hacer visibles cuestiones que de pronto son invisibles. En este sentido, una obra puede ser mucho más potente y significante frente a un problema social. El arte tiene ese campo de libertad para cruzar elementos que otras disciplinas no pueden cruzar. El espacio que abre este programa da cabida a todas esas experiencias.

-¿Cuál es el sello de la Universidad de Chile puesto en el programa?

-El sello está dado por la libertad de pensamiento, la libertad de cruces entre disciplinas considerando que nuestra universidad desarrolla gran parte de las áreas del conocimiento. En el fondo es la libertad para hacer lo que uno quiere hacer desde el campo creativo.

-¿Cuál es vinculo del magíster con el devenir de las Artes Visuales en Chile hoy?

-El vínculo es muy importante. Nuestro magíster es uno de los más antiguos en Artes Visuales. Yo diría que la gran mayoría de los artistas chilenos que hoy día están en la escena nacional e internacional  han pasado por nuestro programa.

-¿Cuáles son los desafíos de este programa hoy?

-Cuando nuestro programa cumplió 20 años nos planteamos varios desafíos. Hemos tenido un largo periodo de reflexión y con mucho orgullo puedo decir que, por ejemplo, hemos logrado que la cohorte 2017, en su proceso de tesis, contemplara un proceso investigativo y creativo. Estudiantes de nuestro programa inaugurarán en el Museo de Arte Contemporáneo una exposición. Esta no será una inauguración cualquiera, porque nuestros estudiantes estarán durante un mes montando y desarrollando la obra en la cual han estado reflexionando. Queremos que el eje de salida de este magíster sea la producción de una obra y una profunda reflexión sobre la misma. Otro desafío tiene que ver con los procesos de graduación que a veces se extendían mucho. Hoy los estudiantes están terminando en los dos años reglamentarios el programa.

-¿Cómo podríamos definir la creación al interior del magíster en Artes Visuales?

-Nosotros en este re-pensar el magíster, decidimos que el primer año donde hay 4 talleres con profesores muy diversos, el estudiante se vea enfrentado a problemáticas que debe resolver desde su propia obra desplazándolo de su zona cómoda. Por otro lado, los cursos teóricos como modelos de pensamiento científico o historia de las técnicas, abren un camino hacia lo interdisciplinario, al cruce de saberes. El segundo año el estudiante debe, con todo lo que le sucedió en el primer año con las obras que investigó y que creó, reflexionar sobre su propio trabajo. Es ahí en donde empieza su propio acto creativo. Para eso el trabajo es más personalizado con profesores por cada tres estudiantes donde cada uno va planteando desde su propia obra como la misma se va re-articulando. Lo anterior siempre vinculado a un proceso de escritura.  

-¿Cómo el programa entiende la crisis como herramienta para la creación?

-Toda obra es un espacio de crisis, toda obra parte de un problema. El arte es un problema. En ese sentido el magíster es muy abierto. No es que las obras tengan que ser de una manera determinada, sino que nos preocupamos de que el estudiante pueda identificar lo que trae en su imaginario y cuáles son sus intereses y sus problemáticas. Por ejemplo tenemos obra de artistas mapuche que trabajan en torno a la vinculación mapuche-gay. Tenemos estudiantes en donde su trabajo tiene que ver con modelos de producción de fábricas textiles. Temas como el exilio, la materialidad de la pintura o el dibujo… ahí uno puede constatar la diversidad. La creación es un problema que uno se plantea y el estudiante acá tiene esa libertad, el acompañamiento y las herramientas para desarrollar eso que considera que es el eje de su trabajo.

POSTULACIONES 2019

Más Información: http://www.artes.uchile.cl/postgrado

Último llamado postulaciones 2019: 05 de noviembre al 15 de diciembre de 2018.

Consultas: postulacionpostartes@uchile.cl

Facebook: @postgradosArtesUChile

Twitter: @PostgradoArtesU