A través de una declaración pública, la familia de Nataly, la joven que fue apuñalada, golpeada y violada por un sujeto en Temuco, entregó más antecedentes sobre el femicidio frustrado. La joven parvularia de 20 años sufrió un brutal ataque tras acompañar a un “amigo” de su pololo a comprar en un automóvil.

En este sentido, relataron que el sábado 17 de noviembre, la joven se reunió con su pareja en el domicilio de Renato Ketterer Lagos, amigo de él. En ese contexto se planea una compra y Nataly “es presionada para acompañar en el auto a Renato, el agresor. Posterior a subir al auto, Renato procede a inmovilizarla por medio de múltiples puñaladas con la intención de violentarla sexualmente”.

Tras llevarla a la ribera del río Cautín, el agresor concreta la violación y le manifiesta su intención de asesinarla. Ahí, según relataron los familiares de la víctima, el sujeto “procede a asfixiarla con una cuerda, la golpea e intenta degollar”.

A pesar de las múltiples lesiones en todo su cuerpo, la joven logra escapar, “cayendo en una zanja donde pasa toda la noche semidesnuda”. A la mañana siguiente, antes de ser socorrida, Nataly suplicó ayuda a un transeúnte que la vio en el lugar pero que terminó por decirle “que se lo merecía”. Luego, fue encontrada por un adulto mayor, quien llamó a Carabineros y la acompañó en todo momento.

“Durante la espera, él vio cómo el agresor llegó al lugar de los sucesos con una pala y esperó hasta que oyó las balizas de carabineros para huir del lugar”, detalló la familia, quienes destacaron “la fortaleza y la lucha que nuestra Nataly dio por su vida”.

Hoy, la joven se encuentra fuera de riesgo vital tras sufrir 99 puñaladas, cortes en todo su cuerpo, agresiones, violación, secuestro, asfixia e intento de asesinato. “Sigue su fuerza más intensa que nunca”, acotaron.

La familia exige que el agresor sea condenado a cadena perpetua calificada por estos hechos: “Exigimos justicia por Nataly y por todas las mujeres víctimas de violencia machista”, declararon.