Un reporte de la hoy extinta Unidad de Inteligencia Operativa Especializada de Carabineros (UIOE), la misma que estuvo a cargo del montaje policial de la Operación Huracán, demuestra que el asesinado comunero mapuche era seguido de cerca desde hace tiempo.

El informe secreto de la UIOE pone a Camilo Catrillanca como un dirigente de la Alianza Territorial Mapuche, una organización con fuerte presencia en Temucuicui y que, a diferencia de otras agrupaciones mapuche, sí ha estado por años abierta al diálogo.

Según publica Ciper, el mencionado informe sitúa a Catrillanca como parte de un organigrama de comunidades mapuche en conflicto. El documento no asocia al comunero a ningún delito ni atentado, sino a su rol en la comunidad de Temucuicui en defensa de la identidad mapuche.

Nieto del histórico lonko de dicha comunidad Juan Catrillanca, Camilo tuvo activo protagonismo en una toma estudiantil en Ercilla en el año 2011, con solo 17 años. “En la comunidad de Temucuicui, a la que pertenezco, estamos teniendo muchos allanamientos, ya no somos libres, ya no podemos caminar en los cerros y cuidar nuestros animales, la represión es demasiado fuerte. El Estado es el principal represor, el que manda a Carabineros a asesinar, porque estamos expuestos, nos están tirando balas a quemarropa”, dijo en ese entonces.

Los Carabineros de inteligencia hicieron énfasis en la amistad de Camilo por redes sociales con Fabián Llanca, asociado según ese reporte a una “organización criminal” de “robo de vehículos, tráfico de drogas, desórdenes, porte de armas y munición, atentados incendiarios de camiones, casas y galpones; y al homicidio frustrado a carabineros de servicio”.

Llanca, sin embargo, solo arroja una causa de robo por intimidación en 2017, la que fue suspendida. Su nombre no aparece en ninguna de las grandes causas de terrorismo que se han desarrollado los últimos años en la zona.

El informe, además de reconocidos dirigentes como Juan Catrillanca y Mijael Carbone, también menciona a seis niños y adolescentes mapuche supuestamente vinculados a “daños y desórdenes en el sector urbano de Ercilla”, quienes también estaban bajo el ojo de Carabineros.

Otro de los puntos más llamativos tiene que ver con un supuesto armamento que tendría la comunidad autónoma de Temucuicui: seis escopetas, 10 revólveres, 12 pistolas, dos fusiles. El problema es que exactamente el mismo listado aparece en los diálogos de Whatsapp que motivaron la Operación Huracán -orquestada por la misma UIOE-, cuando Jorge Huenchullán, uno de los dirigentes de la comunidad, le habría pedido a Héctor Llaitul, vocero de la CAM.