Durante la mañana de este miércoles, el presidente Sebastián Piñera finalmente promulgó la Ley de Identidad de Género, que permite el cambio de sexo registral para personas mayores de 18 años, y de entre 14 y 18 años con autorización de sus padres, tutor legal o de un juez de familia. 

El mandatario realizó una breve ceremonia en La Moneda en la que estuvo acompañado del ministro de Justicia, Hernán Larraín, y representantes de organizaciones LGTBI, pero en el que no se invitó a ningún diputado o senador, que es lo usual para este tipo de actos.

“Este Presidente, y nuestro Gobierno, cree firmemente en que todas las personas somos iguales en dignidad, derechos y deberes“, aseguró Piñera.

La Ley de Identidad de Género tuvo una tramitación que se extendió por más de cinco años en el Congreso, debido a que sufrió una fuerte oposición principalmente de la derecha, y un claro ejemplo de ello es que la senadora y presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, prolongó por más de seis meses la discusión en la Comisión de Derechos Humanos, instancia que presidió hasta el año pasado.

Finalmente, luego de su aprobación en septiembre pasado, el último obstáculo que tuvo que sortear la iniciativa fue su paso por el Tribunal Constitucional, al que acudieron parlamentarios de Chile Vamos, donde reclamaron que la iniciativa era inconstitucional. Sin embargo, el organismo judicial desestimó los reparos y dio verde a su promulgación a fines de octubre pasado.

Sin embargo, una de las principales críticas desde las organizaciones que impulsaron su tramitación fue que finalmente se haya excluido a los menores de 14 años de la normativa.

Por otra parte, en conversación con Cooperativa, el presidente ejecutivo de Iguales, Juan Enrique Pi, señaló que “urge que cuanto antes se aprueben los reglamentos para que la ley entre en vigencia en el menor plazo posible“, y explicó que la normativa solo entrará a regir cuando se emanen los documentos que deben elaborar el Ministerio de Justicia y Desarrollo Social.

La tensión en Chile Vamos

La explicación a la ausencia de parlamentarios radica en la gran división que se generó al interior de Chile Vamos durante el debate de la Ley de Identidad de Género.

Por un lado, principalmente desde la UDI y RN se alzaron como los principales opositores a su aprobación, entre ellos, la senadora Jacqueline Van Rysselberghe como su cara más visible. Del otro lado, quienes impulsaron por su aprobación fueron mayoritariamente los militantes de Evópoli y figuras como el diputado Jaime Bellolio.

Sebastián Piñera también se refirió a esto durante la ceremonia de este miércoles: “Sin perjuicio de estar consciente de las discusiones, las polémicas que hubo en el transcurso del debate esta ley, como Presidente de Chile tengo la plena convicción de que estamos dando un paso en la dirección correcta”.

“Esto es un tema complejo, estoy perfectamente consciente de que hay opiniones diversas que a veces se enfrentan en forma demasiado tajante, pero un Presidente de la República tiene que lo que cree que es bueno para la sociedad y sobre todo interpretar de buena forma la Constitución”, agregó.