Una familia de Rancagua hizo una grave denuncia por posible negligencia en contra del Hospital Regional de Rancagua. Esto, después de que a su hija de 11 años le detectaran VIH reactivo, tras una amigdalectomía (extirpación de las amígdalas) realizada en el centro asistencial, donde el material utilizado habría estado mal esterilizado.

La pequeña fue operada de las amígdalas junto a otros 15 niños durante el pasado 27 de octubre. A los los pocos días, la llamaron desde el recinto para informarle sobre un problema.

Al respecto, su madre contó que “el 31 de octubre nos cita la subdirectora del Hospital y nos señala, delante de mi hija, que hubo una negligencia en el pabellón y que se utilizó material quirúrgico que no estaba esterilizado, ante lo cual había que realizarle exámenes de sangre a mi hija para descartar VIH y hepatitis”.

En el reportaje realizado por TVN, la mujer aseguró que tras los exámenes, el padre de la niña fue a ver un tema con la pediatra y ahí se le señaló que el VIH está reactivo en la pequeña.

La mujer aseguró que la familia está sufriendo “un golpe emocional horrible” y recalcó que el “que la niña tenga 11 años, que esté recién pasando por la preadolescencia y que pasen estas cosas es injusto. Imagínese que una va por una enfermedad y sale con otra enfermedad peor”.

Sin embargo, desde el hospital le aseguraron a los progenitores que que no se preocuparan, porque el examen debía ser confirmado en el ISP en Santiago y les dijeron que “la mayoría de estos exámenes salen después negativos”.

Por su parte, la subdirectora del Hospital Regional de Rancagua, Cecilia Piotrowski, señaló a TVN que el pabellón “informó un quiebre en el proceso quirúrgico, que tiene relación con una probable alteración en la parte de esterilización”.

Piotrowski aseguró que ya se inició un sumario para determinar lo ocurrido, que el caso también fue informado a la Fiscalía y el resultado del examen “tiene que ir al ISP a confirmarse, así que (hasta el momento) no hay ningún paciente infectado”.

Mientras los padres de la niña esperan por los resultados del ISP -tardan cerca de diez días- recibieron el apoyo del diputado Juan Luis Castro, presidente de la Comisión de Salud, quien cuestionó lo ocurrido y enfatizó que se trata de una grave negligencia.

“No es posible que en el Chile del Siglo XXI, en un hospital de alta complejidad, haya niños que se puedan contagiar de una enfermedad infecciosa sólo porque material quirúrgico que usaron en una operación no estaba debidamente esterilizado, fue manipulado, o tuvo contacto con sangre persona contagiada. Eso es francamente un hecho intolerable”, argumentó.