El Ejército reconoció que ascendió de rango a cuatro funcionarios pese a que se encontraban procesados por fraude al Fisco. Desde la institución justificaron la medida argumentando que se debió a una “falta de información”.

La revelación es parte de un documento que fue presentado a la Corte de Apelaciones de Santiago, durante el pasado 23 de noviembre. La Tercera tuvo acceso al informe presentado en respuesta a un recurso de protección interpuesto por el capitán Rafael Harvey, quien denunció una “red de protección a la corrupción”.

La información se revela en medio de la polémica que agita al Ejército por estos días, tras los dichos del comandante en Jefe Ricardo Martínez, quien reconoció ante 900 oficiales que algunos miembros de la institución habían vendido armas a narcotraficantes.

El documento de 11 páginas menciona los cuatro casos que Harvey expuso en el recurso, denunciando una actuar “ilegal y arbitrario” de las instancias encargadas de evaluar los ascensos. 

El primer caso es el del teniente coronel Nelson Cantillana, quien fue ascendido al grado de mayor el 1 de enero de 2011, pese a que desde octubre de 2008 estaba procesado por fraude al Fisco, por un monto cercano a los 44 millones de pesos. Pese a que luego fue absuelto, al momento del ascenso se encontraba en condiciones que no lo permitían.

Algo similar ocurre con el ex cabo primero Heriberto Cortez, quien fue ascendido el 1 de enero de 2015, mientras se encontraba en prisión preventiva por una defraudación que supera los 250 millones de pesos. También se cuenta el caso de la sargento segundo Jacqueline Carrasco, quien se encontraba procesada por dos delitos del caso “Milicogate”.

El último caso es el del coronel Rafael Villarroel Opazo, hermano de quien dejó la dirección de la Escuela Militar tras el polémico homenaje al condenado Miguel Krassnoff. Sin embargo, desde la institución aseguraron que cuando se realizó el ascenso ya se había revocado su procesamiento.

Por último, el Ejército recalcó que “al momento de efectuar la tramitación de aquellos ascensos, no existía información disponible en el organismo a cargo”.