Este jueves, la Unesco sumó al reggae a su Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, un género musical que surgió en Jamaica.

A través de un comunicado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura destacó que “amalgama de antiguos ritmos musicales jamaicanos y de otros de orígenes muy diversos –caribeños, latinoamericanos y norteamericanos– el “reggae” se originó en un medio cultural de grupos marginados que vivían principalmente en la parte occidental de la ciudad de Kingston”.

Según la Unesco, “su aportación a la reflexión internacional sobre cuestiones como la injusticia, la resistencia, el amor y la condición humana pone de relieve la fuerza intelectual, sociopolítica, espiritual y sensual de este elemento del patrimonio cultural”.

En la actualidad, la lista reúne 399 tradiciones y conocimientos protegidos por el organismo de la ONU, además de 52 elementos más cuya supervivencia se considera amenazada.

Sobre el reggae, la Unesco añadió que “aunque en sus inicios el “reggae” fue una expresión musical –vocal e instrumental– de comunidades marginadas, actualmente ha sido abrazado por amplios sectores de la sociedad sin distinción de sexo, etnia o religión”. A la vez, añadieron que el género musical “conserva intactas toda una serie de funciones sociales básicas de la música –vehículo de opiniones sociales, práctica catártica y loa religiosa– y sigue siendo un medio de expresión cultural del conjunto de la población jamaicana. En todos los niveles del sistema educativo del país está presente la enseñanza de esta música, desde los jardines de la infancia hasta las universidades”.

Además, conciertos y festivales en Jamaica proporcionan un mercado al género cada año y ofrecen una oportunidad parapracticarlo y transmitirlo a “músicos, artistas en ciernes y practicantes de este elemento del patrimonio cultural inmaterial”.