Este viernes Valparaíso se convierte en la capital y protagonista de una iniciativa internacional llamada Ciudades sin Miedo, una red latinoamericana municipalista que se constituyó el año pasado y que, al igual que en esa oportunidad, reunirá a alcaldes y alcaldesas de todo el mundo.

Y uno de los participantes del encuentro es el alcalde de la comuna porteña, Jorge Sharp, quien conversó sobre esto y otros temas comunales y del resto del país con Rayén Araya en #AquíYAhora.

“Los que más tienen miedo en este país es la élite porque no entiende lo que está pasando y la forma que tiene la élite capitalina, que principalmente es conservadora y oligárquica, es de responder a conflictos, principalmente en regiones, a través de la fuerza”, comenzó señalando el jefe comunal sobre el diagnostico que realiza sobre la necesidad de la iniciativa.

En la misma línea, comparó la muerte de Camilo Catrillanca, lo que calificó como brutal,  con otras situaciones que se han dado en otras regiones, lo que a su juicio denota lo que es una tendencia: “Es parte de una conducta, y esto tiene que ver con cosas que vimos en Calama, Freirina, Aysén, Punta Arenas, Quintero, Puchuncaví, Ventanas, no es el diálogo el que prima, no son los intereses de las comunidades, es el miedo de la élite“.

Justamente es esto lo que Sharp quiere dejar atrás y para ello, una alternativa, es tanto su trabajo día a día en Valaparaíso como el proyecto de Ciudades sin Miedo. “Lo que estamos tratando de demostrarle a todo el mundo es que las cosas se pueden hacer de forma distinta, no es el miedo el que tiene que primar sino que la integración, las oportunidades, los derechos, la dignidad, el bienestar, la calidad de vida y eso es perfectamente posible”.

Y todo cobra más relevancia, a juicio del alcalde del Frente Amplio, cuando “tenemos las instituciones cuestionadas”, ya que es ese el momento en que “la gente debe tomarse las instituciones y lo que  hemos intentado hacer con la municipalidad de Valparaíso es eso, detrás de cada acción innovadora, cada acción transformadora hay gente trabajando junto a la municipalidad”.

“Queremos decirle a la política chilena, a la política latinoamericana que frente a este ciclo que parece que se viene de gobiernos de derecha, de gobiernos conservadores que actúan en base al miedo, es que no todo esta perdido, todavía tenemos mucho que hacer“, aseguró el alcalde.

Seguridad y educación

Otro de los temas que abordó y que se vincula con la idea de vivir y crear una ciudad sin miedo, es la seguridad pública, un tema que indica siempre ha sido complejo para la izquierda: “La gente demanda seguridad, demanda vivir tranquilamente, entonces lo que hemos hecho nosotros es implementar una frase que me gusta mucho ‘más comunidad es mas seguridad'”.

“Cuando la ciudadanía se encuentra en torno a un espacio público o acción comunitaria, el problema de la delincuencia va retrocediendo, nuestra política no es represiva”, asegura Sharp, quien hace el contrapunto con las políticas que suelen implementar desde el Estado administraciones de derecha: “Represión, más carabineros, Comando Jungla, que mañana puede tener otro nombre pero hará exactamente lo mismo”.

Es por esto que advierte que en “Valparaíso estamos obligados a no sorprendernos con nada para generar respuestas desde una visión distinta a cada uno de los problemas que se generan”.

Y si bien critica al gobierno de Sebastián Piñera por las medidas que ha tomado a la hora de enfrentar hechos de violencia, también es duro con la oposición y el mismo Frente Amplio, específicamente en cómo se discutió la agenda de Aula Segura.

“El gobierno fue sumamente efectivo en instalar el debate de la seguridad pública en la educación. Un llamado de atención para la oposición en el Congreso, al Frente Amplio, fuimos directo al escenario que propuso el gobierno, se comió toda la agenda. Y el proyecto mismo es un bodrio, no le da prácticamente ninguna facultad más a los directores de las que ya tenían”, subraya.

Jorge Sharp también recuerda que si bien ya va por la mitad de su gestión municipal, espera poder tener un segundo período para implementar todas las políticas que cree necesita Valparaíso. “A dos años no hemos parado en ningún momento, ahora estamos preparando varias cosas a la vez, pero más convencido que nunca, con tanta fuerza como el primer día, porque para hacer cambios en la ciudad se requieren más de 4 años”.

Finalmente, el alcalde de la ciudad puerto espera en el tiempo que le queda en el cargo “construir en Valparaíso un nuevo optimismo”, porque bajo la mirada de Sharp, la comuna “lo tiene todo, es una ciudad única en Chile. Es puerto, es capital legislativa, es ciudad patrimonio de la humanidad, una ciudad universitaria. Hay unas riquezas gigantescas, el problema es que las riquezas de la ciudad no han dialogado lo suficiente ni se han distribuido equitativamente en la población”.