Tras pericias que demoraron varias semanas, finalmente se logró identificar el arma de la que provino la bala que mató a Camilo Catrillanca y, por lo tanto, también se logró concluir cuál de los cuatro carabineros directamente involucrados es el responsable.

Se trata de Carlos Alarcón Molina, miembro del “Comando Jungla” y dueño del arma que según arrojaron los resultados del informe balísitco elaborado por el Laboratorio de Criminalística de la Policía de Investigaciones (PDI) de Temuco de donde se disparó el proyectil.

De acuerdo a información detallada por El Austral, el análisis logró determinar con partes de la bala que quedaron en el cráneo del peñi de 24 años, quien fue baleado al interior de la comunidad de Temucuicui, que se trataba de un proyectil calibre 5,56 milímetros y que fue percutado desde un fusil Colt M-4.

Este dato es clave, ya que ese modelo de arma solo es utilizada por un grupo de Carabineros: el Grupo de Operaciones Policiales Especiales.

Los datos que arrojó el informe de la PDI fue cotejado por el documento realizada por el Servicio Médico Legal (SML), y que confirma que la misma bala del calibre 5,56, ingresó por la nuca del joven y que no salió, lo que provocó su muerte.

También se establece que el tiro fue directo al joven, no hubo rebote de la bala y que el tractor en el que se movilizaba Catrillanca si bien recibió ocho impactos de bala, en el suelo habían 23 casquillos esparcidos. Todos pertenecientes a armas de carabineros.

Además, se apunta que Catrillanca tenía una lesión en uno de sus brazos producto de una “esquirla” del proyectil balístico. Junto a esto se descartó presencia de pólvora en la ropa del peñi.

¿Y quién es Carlos Alarcón? El sargento primero es un instructor de tiro certificado, quien detalló que practica tiro “todos los meses”, y que forma parte de los grupos de fiscalización de la unidad de Orden y Seguridad de Carabineros.

Cabe recordar que los otros tres uniformados detenidos tras la orden del Juzgado de Garantía de Collipulli son el sargento Raúl Ávila Morales, el suboficial Patricio Sepúlveda Muñoz y el cabo 1º Braulio Valenzuela Aránguiz, quienes también serán formalizados este viernes por homicidio frustrado, obstrucción a la investigación y destrucción de documentos.

En tanto que solo el ex GOPE Alarcón enfrentará los cargos de homicidio, por lo que arriesga una pena de 10 años y un día a 15 años de cárcel. Junto a esto, se le imputará el cargo de homicidio frustrado por el adolescente de 15 años que acompañaba a Camilo Catrillanca en el tractor.