En prisión preventiva se encuentran los cuatro ex carabineros que están imputados por el asesinato de Camilo Catrillanca. Esta medida fue determinada el pasado viernes por la magistrada Sanda Nahuelcura, del Juzgado de Garantía de Collipulli.

Según estableció la Fiscalía, el ex uniformado que habría disparado al comunero mapuche fue identificado como Carlos Alarcón, quien fue el que le habría dado muerte a Catrillanca el pasado 14 de noviembre.

Según consignó El Mercurio, el ex carabinero le dijo al fiscal Roberto Garrido que se encontró de frente con el vehículo en el que se transportaba el comunero y que al verlo le advirtió que se detuviera mientras apuntaba al tractor con su arma de servicio.

Alarcón sostiene el vehículo no se detuvo y que en ese momento comenzó a disparar. “Estoy 100% seguro de que apunté hacia la parte posterior que tenía como una pala metálica. Mi idea era lograr que se detuvieran. Para mí, la zona donde yo disparé era una zona segura de disparo”.

Tras esto, el tractor siguió avanzando y luego se detuvo, momento en que una persona se bajó con las manos arriba. Posterior a esto, el ex carabinero se acercó al vehículo y se percató de que había alguien con una herida en la cabeza.

Además de esto, el ex funcionario policial aseguró que  “las personas que iban en el tractor no nos dispararon”.

Los imputados por el homicidio de Catrillanca deberán pasar al menos 60 días en prisión preventiva, puesto que éste fue el plazo que se fijó para la investigación.