Durante este lunes, Dorothy Pérez regresó a Contraloría General de la República tras su contundente triunfo en la Corte Suprema. La justicia ordenó su rápida incorporación tras declarar “ilegal” la destitución de la subcontralora.

Pérez se enfrentó al contralor Jorge Bermúdez luego de que este decidiera removerla de su cargo y nombrar a María Soledad Frindt como su reemplazante. Desde su entorno, aseguraron que regresaría a su rol con “humildad y disposición a trabajar”, ya que el organismo fiscalizador no ha funcionado correctamente en su ausencia.

En este escenario, el diputado socialista Leonardo Soto sugirió reducir la actuación de la subcontralora y apuntó a modificar el carácter inamovible del cargo. Además, sostuvo que “puede tener posiciones divergentes con el contralor y mantenerse en su cargo, eso no es lógico. En ninguna institución pública se pueden tener dos jefes”.

Soto agregó que “ha quedado en evidencia que hay un error en la ley y yo por lo menos voy a presentar un proyecto de ley apenas volvamos de la semana distrital, con el objeto de establecer sin duda que debe existir una subordinación del subcontralor al contralor, como ocurre en todo servicio público”.

Pese a que la Corte Suprema calificó de “ilegal y arbitrario” el comportamiento de Bermúdez, desde el Consejo de Defensa del Estado (CDE) manifestaron otra postura, tildando de “aberrante” la resolución judicial.

Al respecto, Ciro Colombara, abogado defensor de Pérez, señaló que este era un caso “que afectaba en algún modo el funcionamiento del estado de Derecho, se ha resuelto adecuadamente y no me voy a hacer cargo de discusiones efectistas, menores, dichas probablemente al calor de un litigio”.

Con el regreso de Dorothy Pérez a Contraloría, la actual subcontralora María Soledad Frind regresará a su cargo como jefa del Comité de Finanzas Públicas de la Contraloría General de la República.