“Todos los estudios señalan que los trabajadores requieren un tiempo necesario y adecuado para desvincularse y desconectarse totalmente de sus trabajos y avocarse a otro tipo de cosas”.

Así justifica el diputado DC Raúl Soto la creación del proyecto de Ley que busca establecer el derecho a desconexión digital para trabajadores tanto del ámbito público como privado, quienes deben seguir pensando en ele trabajo aunque ya hayan salido de la oficina gracias a mensajes de los jefes.

Según el parlamentario, la calidad de vida “se ve afectada por las ordenes y exigencias que llegan de parte de los empleadores, por medio de correos electrónicos, mensajes de texto, WhatsApp, entre otros”, de acuerdo a lo consignado por Radio Bío Bío.

“Mecanismos que en definitiva, hacen que el trabajador esté en la obligación de contestar y mantenerse permanentemente conectado a sus labores”, añadió.

Es por esto que el legislador tras el proyecto, que cuenta con apoyo desde la UDI, el Frente Amplio y el PC, asegura que “no solo afecta el cumplimiento de la jornada de trabajo y el respeto a los tiempos de descanso de los trabajadores, sino que también afecta la intimidad y vida personal de las personas, su vida familiar y su salud”.

“Queremos consagrar este derecho en el Código del Trabajo como en el Estatuto administrativo, de manera tal que los empleadores no tengan este derecho a exigir a sus trabajadores fuera de la jornada”, finaliza el mismo Soto.

El proyecto de “desconexión digital” cuenta con el apoyo de las diputadas Maite Orsini (RD), Gael Geomans (IL), Camila Vallejo (PC), Miguel Calisto (DC), Andrea Parra (PPD), Gastón Saavedra (PS), Guillermo Ramírez (UDI), y Frank Sauerbaum (RN).