Se esperaba que Felipe Osiadacz y Fernando Candia salieran en libertad este martes, luego de que cumplieran la pena por la muerte de Yusani Bin Ishak, una mujer trans en Malasia, pero los chilenos deberán seguir esperando tras las rejas.

Lo anterior, porque si bien ambos salieron de la prisión en la que se encontraban desde que comenzó la investigación por el homicidio, ahora fueron trasladados hasta un centro de detención para inmigrantes ilegales, a la espera de obtener los documentos legales, gestiones que realizan las embajadas de Chile y España, según indica La Tercera.

La regularización de los papeles se produce debido a que Candía entró a Malasia con pasaporte español.

Las embajadas ya habían iniciado los trámites para este día pero no alcanzaron a estar listos y se desconoce para cuando podrían ser liberados definitivamente, tras un año de estar recluidos en la cárcel de Kajang.

Osiadacz y Candia fueron condenados el 15 de noviembre a dos años de cárcel efectiva luego de declararse culpables. Pena a la que se le descontaron los 15 meses que cumplieron de prisión preventiva y además se les redujo en ocho meses la condena por buena conducta.

Finalmente, ninguno de los chilenos podrá salir de Malasia hasta que se desarrolle la apelación que presentó la fiscalía, tengan una nueva sentencia, proceso pueden vivir fuera de la cárcel, de acuerdo a lo informado por 24 Horas, una vez obtengan sus pasaportes.