Como un chicle se estira la polémica por los “viáticos nacionales” de 95.880 pesos diarios que reciben los parlamentarios por ir a trabajar al Congreso.

Luego de que se revelaran los montos y que la secretaría de la Cámara dijera que las cifras difundidas estaban equivocadas debido a un error informático y las modificara, ahora ha sido el diputado Mario Venegas (DC), segundo vicepresidente de la Cámara de Diputados, quien defendió la cantidad de plata que los parlamentarios y parlamentarias reciben para transporte y almuerzos.

En el programa “Podría Ser Peor”, de Radio Bío Bío, Venegas corrigió a la periodista que dio a conocer los pagos e indicó que las cifras que arrojó precisó son “una manipulación” y que el viático es de 78.000 pesos. Además, argumentó que “[el monto] se justifica porque venimos de regiones. Significa que tenemos que pagar arriendos u hoteles (…) Corresponde al viático de un ministro de Estado”.

Al ser cuestionado por la cantidad –tres viáticos corresponden a un salario mínimo–, se justificó explicando que “un hotel normal, no cinco estrellas, como el Diego de Almagro, a mí me cuesta 58.000 pesos la noche”. Y agregó: “Es lo que cuesta pagar un hotel medianamente decente en Valparaíso”, remarcó.

Luego, el periodista Julio César Rodríguez y el diputado se enfrascaron en una discusión acerca de quién le paga a quién los viáticos y los alojamientos que uno y otro pueden permitirse con los montos que reciben del Congreso y de Turner, respectivamente. Cuando, nuevamente, el comunicador pregunta si por ser parlamentario tiene que recibir un viático de 95.000 pesos, Venegas responde: “Estamos cumpliendo la ley”. Julio César Rodríguez le plantea si la ley se puede cambiar a lo que Venegas respondió que no está “disponible para revisar ese tema”. Lugo agregó: “¿A ti te parece que un diputado de la República no se merece alojar en un hotel relativamente decente? Tu los quieres tener en régimen de internado poco menos. No po, viejo (sic), tenemos cierta dignidad”, se defendió. Insistió que no le parece exagerado el monto porque un hotel de mediano pelo vale 56, 58 mil pesos. “Yo no me puedo quedar en el Sheraton. Alcanza para una cosa normal”, añadió. Finalmente, cerró: “Yo como diputado me respeto lo suficiente como para no ir a hostales”.