En la última gala del Balón de Oro 2018 se vivió un momento histórico: la jugadora noruega Ada Hegerberg, quien milita en el Olympique de Lyon, recibía con emoción el primer Balón de Oro femenino de la historia.

Sin embargo, el DJ de la gala, Martin Solveign, se encargó de arruinar la emotividad del premio y le preguntó a la futbolista, antes de que abandonara el escenario: “¿Sabes bailar twerking?”. Mientras, con evidente gesto de molesta, Hegerberg respondió seria que “no”.

La jugadora de 23 años logró imponerse en una nueva categoría, superando a las históricas Marta (Orlando de Estados Unidos) y a la holandesa Lieke Martens, quien actualmente milita en el Barcelona. También dejó atrás a seis compañeras suyas del Lyon, ganadoras de las tres últimas Champions League.

El 2016, la jugadora recibió el premio a la Mejor Jugadora de la UEFA. Años después, logró ser campeona junto a su equipo, marcando uno de los cuatro goles con los que derrotaron al Wolfsburgo en la final: esta es su tercera Champions. Además, Hegerberg logró el premio tras quedar tercera en la votación del premio The Best, consiguiendo un triunfo histórico para el fútbol femenino.

Tras las críticas, el DJ en cuestión decidió disculparse: “No sabía que esto podía ser considerado una ofensa tal. Fue una broma, probablemente mala”, escribió e Twitter.

Por su parte, la jugadora dejó atrás la polémica y agradeció “a mis compañeras de equipo, porque sin ellas todo esto no habría sido posible. Gracias a mi club, a nuestro presidente, Jean-Michel Aulas, gracias por lo que haces por el fútbol femenino”. A la vez, Hegerberg agradeció a France Football por la creación de la categoría femenina para el premio, destacando que “es muy importante para nosotras”.

La jugadora aprovechó de enviar un mensaje a todas las niñas que sueñan con ser futbolistas algún día: “Creed en vosotras, no os paréis nunca”, dijo.

Mira el momento acá: