Durante este miércoles, el presidente Sebastián Piñera dio inicio al operativo sorpresa de apertura de pasajes en La Legua, ubicada en la comuna de San Joaquín.

Junto a los ministros del Interior, Andrés Chadwick y el titular de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, iniciaron las obras del plan denominado “La Legua sin Muros”. Según explicó el Mandatario, se trata de un “plan integral para que los vecinos puedan vivir sin temor y más seguridad”.

La orden emitida por el Mandatario dio el vamos a la acción de la máquina retroexcavadora, instancia que Piñera aprovechó para asegurar que esta iniciativa “ayudará a los vecinos de esa zona que quieren vivir con seguridad. Estamos botando los muros que han segregado a La Legua, botamos los muros de la pobreza, segregación y estigmatización”.

El Presidente anunció que se instalará una unidad de la PDI comunitaria, con personal especializado dedicado a labores que no fueron especificadas por la autoridad. La unidad contará con asistentes sociales y psicólogos “para que se puedan integrar con la comunidad y puedan ayudar a que esta comunidad progrese”. Según Piñera, el plan permitirá “devolverle a La Legua la alegría de vivir”.

Sin embargo, la medida -que fue iniciada en el gobierno anterior- no es aprobada por todos los vecinos y vecinas del sector: esta mañana, algunos declararon a los medios que los muros eran un elemento de protección ante los enfrentamientos a balas entre bandas de narcotraficantes. 

La demolición de muros es considerada uno de los hitos del plan porque ese cierre de pasajes impedía el tránsito de las policías en el sector, a la hora de perseguir a las bandas dedicadas al tráfico de drogas.