La tarde de este jueves se conoció que Jaime de Aguirre renunció a su cargo de director ejecutivo de TVN en medio de la crisis financiera que enfrenta el canal estatal.

El ejecutivo, quien se desempeñaba en el puesto desde diciembre de 2016, dio a conocer su decisión a través de un comunicado que envió a los trabajadores de la estación: “Me dirijo a ustedes por última vez para contarles que he presentado mi renuncia indeclinable, a partir de hoy, al cargo de director ejecutivo que acepté hace casi dos años y en el que puse toda mi experiencia y dedicación”.

Hago votos para que la televisión pública de Chile encuentre la ruta que le permita asegurar un futuro sano y sostenible. Asimismo, quisiera que las autoridades y lideres de opinión entiendan la responsabilidad que cae sobre sus hombros, esto es contribuir con inteligencia y sensibilidad a la proyección de este magnífico medio de comunicación“, agregó De Aguirre.

El ahora ex director ejecutivo señaló que “no ha sido un camino fácil y no lo será en el corto plazo”, y finalizó el texto señalando que “TVN tiene un papel relevante que cumplir en la sociedad chilena en la defensa de los valores democráticos, el pluralismo y la identidad nacional. Para esto se requiere de un decidido apoyo económico, político y espiritual de quienes administran TVN a nombre de los dueños, que somos todos los chilenos. Confío en que se encontrarán los caminos adecuados para que esto ocurra”.

Su salida se produce luego de semanas de tensión luego de la salida del presidente del directorio, Francisco Orrego, y las críticas que esta semana realizó el presidente Sebastián Piñera, quien señaló que “Orrego nunca tuvo el acuerdo del directorio para remover al directorio ejecutivo. Y esa es la ley que a mi juicio está mal, porque genera un empate que anula la labor del directorio”.

Además, señaló este martes que impulsará una reforma a la Ley Orgánica del canal para establecer un directorio que funcione con mayoría simple para facilitar la toma de decisiones, ya que hoy se necesitan para implementar cambios cinco votos de siete.

El proyecto además plantea que se cambie el rol de la estación, y la principal opción que se baraja el modelo de la TV española, es decir que TVN no compita por publicidad como el resto de los canales privados y que sean estos los que apoyen financieramente.