El pasado martes, el presidente Sebastián Piñera manifestó en entrevista con Radio BioBio que la ceremonia de cambio de mando de la Fuerza Aérea tuvo un alto costo par el Estado.

“Puedo decir que el cambio de mando de la Fuerza Aérea costó mucho más que el cambio de mando del Presidente (…) Un cambio que a mí me molesta y que no se va a volver a repetir”, sentenció.

A través de un comunicado de prensa, la Fach reconoció que “la ceremonia de cambio de mando tuvo un costo total de US$ 634.452, equivalente en moneda nacional a $438.095.291”, luego que Piñera solicitara un informe en relación al acto realizado el pasado 5 de noviembre en la Base Aérea El Bosque.

Desde Presidencia informaron que la Ley de Presupuesto 2018, que fue aprobada por Michelle Bachelet, autorizó un gasto de $740 millones para el cambio de mando y las actividades a realizar entre la elección de segunda vuelta y la ceremonia del 11 de marzo. Sin embargo, el monto que se destinó a esta última instancia fue de $213 millones, incluyendo traslados, recepciones oficiales, delegaciones extranjeras y seguridad. Esto es casi la mitad del valor del cambio de mando militar.

Por su parte, la Fach dio cuenta de sus montos, señalando que “en relación al empleo de medios aéreos, se consideraron un total de 72 aviones, lo que tuvo un costo en combustible y lubricantes de US$ 554.422, equivalente en moneda nacional a $ 382.833.839”.

Además, otros $55 millones se destinaron al cóctel, al viático parcial de las tripulaciones aérea, mecánicos de aeronaves y escoltas de estandartes de combate, entre otros ítems. Sin embargo, el ministro de Defensa Alberto Espina señaló que “nuestra meta es la austeridad, lo que tenemos que hacer es actuar con la mayor austeridad posible”.

Por último, entre 2014 y 2017, la parada militar tuvo un costo de $461 millones para el Estado.