Este jueves se conoció que el gobierno estudia incluir en la modificación del Código Penal una tipificación del delito de violación según el grado de resistencia de la víctima. El cambio que propone el ejecutivo dividiría el crimen en “violaciones con violencia” y “violaciones con abuso”. Una propuesta que despertó las críticas de diputadas y organizaciones feministas, que rápidamente reaccionaron ante el anuncio del ejecutivo.

Una de las primeras voces fue la de la diputada Karol Cariola (PC), quien junto con su par Camila Vallejo, presentó el proyecto “Sin consentimiento siempre es violación”, que pretende incorporar en el tipo de violación del Código Penal que el consentimiento es un elemento fundamental en el desarrollo de una relación sexual. “Hemos avanzado precisamente en un debate con la necesidad de modificar el delito de violación, siempre sin consentimiento hay violación, lo presentamos, los ministros dijeron que iban a estudiar el proyecto, pero ahora nos dimos cuenta que en este pre-proyecto hay un retroceso brutal, hoy día se pone con mayor fuerza la carga en la resistencia que pueda poner la víctima, si la víctima no se resiste no hay como probar la violación según lo que esta cambiando el gobierno”, señaló la comunista.

Una de las patrocinantes del proyecto del PC, la diputada frenteamplista Camila Rojas (Izquierda Autónoma), ironizó a El Desconcierto que “en el mismo año en el cual, a raíz de la movilización, el gobierno y la UDI se declararon feministas [el ejecutivo] se propone distinguir entre tipos de violaciones”. Rojas fue tajante ante la propuesta: “Sin consentimiento es violación”, aseguró. Y añadió: “Diferenciar respecto de violaciones en las que hay resistencia y en las que no, primero se está poniendo la carga en las niñas y mujeres agredidas y luego es derechamente avalar la impunidad de violadores. Los responsables de las violaciones son los violadores”, sostuvo.

También desde el Frente Amplio, la parlamentaria Maite Orsini (Revolución Democrática) indicó que los autores del anteproyecto “comenten un error fundamental” por la distinción entre violaciones con violencia y violaciones con abuso. “Si bien se trata de situaciones distintas, ambas significan en la práctica lo mismo para la víctima, que es convertirla en un objeto, anular su voluntad y dignidad”, indicó Orsini. Además, fue enfática en subrayar que “debemos proteger sin espacio para resquicios ni interpretaciones la integridad sexual que sólo se puede expresar con el consentimiento“. En este sentido, recordó el proyecto de ley presentado por Vallejo y Cariola que precisamente resguarda este punto.

La diputada RD recordó que la mesa técnica que trabajó este anteproyecto estuvo compuesta por académicos y abogados hombres. “Esta crítica no es hacia sus capacidades que son probadas y conocidas, es a quienes la conforman obviando que existen abogadas penalistas de excelencia en Chile”. En su opinión, una propuesta escrita sólo por hombres es “lamentable” y destacó que el resultado de la propuesta es “obvio” porque “es un Código Penal y un delito de violación pensado solo por hombres”. Orsini puso encima de la mesa el caso de La Manada en España, cuya condena por abuso y no por violación se ratificó esta semana por un tribunal de segunda instancia:” Un grupo de hombres acorrala una mujer, la graba y la viola y es una violación por abuso, que tiene una menor pena (incluso que la que hoy está en la legislación) sólo porque no existió violencia física. Hay una pena mas suave para quienes violan de ese modo, pero para la mujer la situación es igual de terrible y de dañina”, concluyó la diputada.