El pasado jueves se anunció que, producto de las brechas financieras que ha dejado la aplicación de la gratuidad en la educación, las 27 universidades del Consejo de Rectores tendrán una pérdida de $36.616 millones el próximo año. Esto ha provocado reajustes arancelarios, que en el caso de la Universidad de Chile van desde el 3,5% al 9,9% en el caso de las facultades de Artes y Filosofía.

Al respecto, el rector Ennio Vivaldi recalcó que “este reajuste no significa traspasar a los estudiantes y sus familias el costo de los fondos que no entrega el Estado”. La medida, señaló, “es indispensable para alinear los aranceles con los costos de carreras de excelencia, especialmente tomando en cuenta el proceso de fijación de aranceles regulados que vendrá en un año y medio”.

El pasado 4 de septiembre el Consejo Universitario acordó el reajuste de los aranceles para el 2019. Al igual que en años anteriores, en el caso de todos los estudiantes antiguos el reajuste será de 3,5%, lo que corresponde al IRSP (Índice de Reajuste del Sector Público).

La propuesta de reajuste se diseñó y aprobó conforme a la Ley de Educación Superior aprobada el 2018, que establece la gratuidad para estudiantes de los 6 primeros deciles y un cobro máximo para los estudiantes de los deciles 7 a 9 en cada carrera. En consecuencia, para estudiantes de los deciles 1 a 9 los aranceles de cobro están regulados por la ley.

Así, en la propuesta aprobada por el Consejo Universitario se añade un porcentaje mayor al IRSP que se implementará solo para las y los nuevos estudiantes 2019 pertenecientes al decil 10 de algunas carreras. La Universidad de Chile dispondrá de becas que cubran esta diferencia para quienes así lo necesiten, según criterios que se definirán en conjunto con los estudiantes.

“Queremos dejar claro que este reajuste no significa traspasar a los estudiantes y sus familias el costo de los fondos que no entrega el Estado”, señaló el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, añadiendo que “el impacto real de este aumento en las finanzas de la Universidad es muy bajo, pero aún así este ajuste es indispensable para alinear los aranceles con los costos de carreras de excelencia, especialmente tomando en cuenta el proceso de fijación de aranceles regulados que vendrá en un año y medio”.