Como “histórica” ha sido calificada la convocatoria al Encuentro Plurinacional de Mujeres que Luchan que se desarrolla este 8 y 9 de diciembre en la Universidad de Santiago y que tiene por objetivo que la construcción del llamado a huelga del próximo 8 de marzo cuente con la articulación “de las múltiples identidades que constituyen a las mujeres en tanto sus cuerpos, comunidades, orígenes e historia de sus pueblos”.

Según comentó la vocera de la Coordinadora Feminista 8M, Alondra Carrillo, el encuentro ha logrado expresar la diversidad que compone el movimiento feminista.

La convocatoria a este encuentro ha sido histórica, no sólo porque en esta primera jornada se han convocado a más de 900 mujeres a discutir, a reflexionar, a debatir y a encontrarse, sino que, porque también en términos cualitativos ha expresado la diversidad que hoy día compone el movimiento feminista y ha demostrado que la idea de que el movimiento feminista es un movimiento de elite es falsa“, argumentó.

Carrillo agregó que en la instancia participaron mujeres migrantes, mapuches, trabajadoras sindicalizadas y no sindicalizadas, y pobladoras.

“Hubo más de 11 ejes de discusión que en cada una de la temáticas mostraron las demandas y proyecciones y la propuestas que hoy levanta el movimiento feminista y que van a configurar su programa, el programa que vamos a salir a defender en la huelga del 8 de marzo”, detalló.

Dentro de los ejes de discusión estuvo la violencia machista en los medios de comunicación, la lucha por el aborto libre y sus proyecciones, la migración, las mujeres que se organizan para defender sus territorios, la educación publica no sexista, entre otros.

En otros temas, la vocera también comentó el anteproyecto del gobierno de Sebastián Piñera que busca tipificar la violación según el grado de resistencia de la víctima.

“Es expresivo, no solo ese anteproyecto, sino que la iniciativa completa de configurar un equipo de reforma al código penal compuesto exclusivamente por hombres, sin ninguna perspectiva de género, y más aún, y lo más grave, sin mirar en lo más mínimo todos los trabajos y elaboraciones que han desarrollado académicas de derecho feminista y grupos de trabajo interdisciplinario que han presentado reflexiones muy nutritivas que hoy día deberían tomarse en consideración para poder repensar el código penal, para poder repensar una justicia que sea reparativa, que sea preventiva una justicia que pueda hacerse cargo efectivamente, y sin reproducir la violencia contra nosotras, de las situaciones que hoy día nos aquejan y que nos hacen llegar a la justicia o bien que nos hacen mantenernos lejos de ella porque termina siendo un arma contra nosotras”, sostuvo.