Los liceos Javiera Carrera, Miguel Luis Amunátegui, Isaura Dinator, Teresa Prats y Manuel Barros Borgoño, son algunos de los establecimientos educacionales que con la implementación de la Nueva Educación Pública deberán ser traspasados al Estado en 2023 de forma gratuita. Sin embargo, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, asegura que debe recibir una indemnización a modo de “venta” de los colegios.

“Si quieren que entregue (los colegios), bueno, cómprenmelos. La Constitución protege mi derecho de propiedad (como municipio). Entonces, yo se los entrego, pero hay una tasación fiscal”, sostuvo a La Tercera junto señalar que ya ingresó el requerimiento en julio.

La máxima autoridad comunal está a la espera de la respuesta, ya que cree pueden exigir un pago por los recintos antes de que comience el proceso de devolución de las escuelas al Estado y que no implicará pagos a los gobiernos locales, ya que estos los recibieron en 1986 sin pagar nada.

Es este justamente el punto que enarbola Alessandri para justificar su exigencia, ya que de acuerdo a lo que indica, 18 de los colegios de Santiago no fueron transferidos de forma gratuita, sino que fueron adquiridos “de manera onerosa” a la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales.

“Aquí nadie quiere ganar plata. Se los entrego al ministerio en 2023, pero me extinguen la deuda. No hay flujo de dinero de por medio. Le entrego el colegio y extingo la deuda, para entregar saneado”, detalla.

Además adelanta que las conversaciones con el el Ministerio de Educación ya están encaminadas y que “hubo buena disposición de la parte jurídica”.