Un grupo de concejales de Providencia rechazó el prepuesto municipal de 2019 debido a que se pretende destinar casi $6 mil millones solo en conceptos de seguridad ciudadana.

El presupuesto fue rechazado por Tomás Echiburu, Jaime Parada, Julio Jung y Pablo Jaeger, quienes firmaron una carta expresando los motivos de su negativa.

“No nos parece prudente aportar $5999.742.000. – a la Asociación de Municipios Metropolitanos para la Seguridad Ciudadana, entidad compuesta por tres municipalidades, pero de las cuales solo Providencia parece tener interés”, partieron por señalar.

Basta ver los exiguos – si es que no inexistentes- aportes que Santiago y Estación Central han dispuesto para la Asociación, para entender que su creación fue hecha a medida de nuestra comuna, buscando agilizar el uso de los recursos y utilizarlos de manera muchísimo más discrecional“, agregaron.

Según concejales firmantes ha habido una permanente vulneración de la fe pública con los recursos destinados a esta entidad.

De hecho destacaron que “existe un pronunciamiento pendiente de la Contraloría General de la República, a propósito de legítimas dudas sobre la legalidad de las siguientes acciones de la administración comunal, vinculadas a esta Asociación”.

Entre ellas están el cambio de régimen laboral y el control de los actos de los patrulleros de seguridad, que pasaron de ser funcionarios municipales a trabajadores contratados vía Código del Trabajo y el traspaso de bienes y recursos financieros desde la Municipalidad a la Asociación.

Además de esto, advirtieron que existe “una falta de mecanismos de control real del uso de los recursos entregados a dicha asociación por parte de este Concejo, lo que alimenta la discrecionalidad y la poca transparencia. Aunque se han pedido protocolos y mecanismos para esta fiscalización, la administración no los ha provisto“.

Por otro lado, también hablaron de la dirección de fiscalización, entidad que ha estado en la polémica por la fuerza desmedida que se le ha aplicado a los comerciantes ambulantes.

“Respecto de la Dirección de Fiscalización, no se ha informado con claridad de cuánto será su presupuesto, ni de las funciones que adquirirá, considerando que ha operado de manera ambigua, fronteriza con la legalidad, asumiendo labores de seguridad para los cuales no está mandatada. Nuevamente se ha vulnerado la buena fe de este Concejo, al destinarlo a funciones de represión en las calles, en lugar de fiscalizar la vulneración de ordenanzas de las más diversa índole. Ello ha sido particularmente evidente en el uso de la fuerza desmedida con los comerciantes de la vía pública”, argumentaron.

Para cerrar, los concejales señalaron que es “inaceptable la forma violenta con que agentes de seguridad y/o fiscalización han actuado, situación que incluso ha motivado querellas del Instituto Nacional de derechos Humanos en contra de la municipalidad de Providencia.

Puedes revisar la carta acá: