Unas 200 personas de las comunas de Curepto, Licantén y Vichuquén, de la región del Maule, serán indemnizadas por la empresa Compañía General de Electricidad S.A (CGE) con $9.500 millones. Así lo determinó la Fiscalía en el caso de los masivos incendios que en enero de 2017 afectaron principalmente las regiones de Maule, Bío Bío y La Araucanía.

En octubre de 2017, Juan Ortega, Pablo Loyola, Leonardo Suazo y Guillermo Gutiérrez, todos ellos altos ejecutivos de la CGE, fueron formalizados por infracción a la Ley de Bosques, tras provocar actos negligentes en las instalaciones de las comunas de Curepto, Licantén y Vichuquén. La empresa habría fallado en la limpieza de la franja de seguridad, lo que causó la rápida propagación de los incendios.

Pese a lo anterior, se optó por una salida alternativa: la suspensión condicional del procedimiento contra los ejecutivos. La propuesta del fiscal José Alcaíno, pasa por el pago de los daños a las víctimas ya que éstas manifestaron desde el primer momento que querían una reparación de los perjuicios causados en sus predios y viviendas. El persecutor explicó que para aquellos indemnizados cuyas compensaciones superen lo $30 millones, acudirá un liquidador que realiza una tasación de los perjuicios.

El abogado de la CGE, Cristián Muga, por su parte, señaló que, en referencia a las cantidades de las indeminizaciones, “es difícil establecer un monto total, porque se tiene que determinar con peritajes, pero sí se trata de un plan compensatorio serio y muy significativo”.

Algunos de los afectados no estuvieron de acuerdo con la salida alternativa, por lo que presentarán acciones legales de todas formas. Eso podría dar continuidad al caso.