Varias organizaciones llegaron este martes hasta La Moneda para entregar una carta dirigida al presidente Sebastián Piñera, con distintas propuestas en materia de política migratoria.

En el texto, el colectivo rechaza “el racismo y la segregación social” que existen en Chile, y la diferencia de trato en el tipo de migrantes: los procedentes de países europeos o de Norteamérica, blancos y con nivel socioeconómico alto, a quienes llaman “extranjeros”; y los que provienen de Latinoamérica, mestizos, indígenas o afrodescendientes, pobres, que lo definen como “migrantes”.

El texto manifiesta la preocupación de las mujeres migrantes por los casos de violencia de género y discriminación institucional, principalmente en servicios de salud. “La realidad de mujeres migrantes se cruzan con realidad histórica de mujeres mapuches y pobladoras chilenas. Tiene que ver con una realidad de mujeres y familias pobres”, reza el texto.

El colectivo señaló como temas “urgentes” el proceso de regularización migratoria y el proyecto de ley de migraciones que se viene discutiendo en el congreso. “Sobre la regularización actual, la comunidad migrante haitiana ha denunciado reiteradamente que se les soliciten documentación que desde sus consulados no pueden conseguir, además de la persistencia de la falta de una respuesta digna a los distintos trámites que se imponen a los migrantes, lo que en suma ha trasladado las largas filas de espera que se daban en oficinas de Extranjería y PDI a una espera virtual igual de larga y extenuante”, critican.

Sobre el proyecto de Ley, “no se establecen las bases para una migración regular, ya que el sistema de visas consulares propuesto que plantea como un sistema ‘selectivo’, segregaría a las personas, incrementará la irregularidad, la trata y tráfico de migrantes, además restringirá la reunificación de familiares, entre otros efectos contrarios a los Derechos Humanos”, apunta la misiva. Y añade: “Los Derecho sociales como salud y educación, quedan expuestos a condicionarse por vía administrativas”.

La misiva condena “la política de desinformación, criminalizadora y estigmatizante de la comunidad migrante que se ha plasmado en distintos actores y medidas del gobierno actual” y llama a garantizar los derechos “para todos y todas, sin distinción de sexo, nivel socioeconómico, nacionalidad u otro”.

Finalmente, el colectivo pide a la sociedad en general que lo deje de observar “desde el paternalismo y se nos reconozca como sujetos/as de derecho”.

El texto propuesto al mandatario se trabajó durante el fin de semana en la “Fiesta de las Culturas por una migración digna”, en la que participaron unas 400 personas. Entre otras actividades desarrollaron un “Plebiscito popular sobre firma de Pacto Mundial por las Migraciones” y un Diálogo sobre los Derechos Humanos de las y los migrantes.