Adam Thomas y Claudia Patatas, quienes llamaron a su hijo recién nacido como Adolf Hitler en Inglaterra, fueron sentenciados a la cárcel tras la resolución del Tribunal de la Corona de Birmingham al declararlos culpables de ser miembros de Acción Nacional, agrupación prohibida en Gran Bretaña en 2016.

Fue durante el juicio que se reveló que la pareja le dio a su hijo el segundo nombre de Adolf, en honor al führer de Alemania entre 1934 y 1945.

Además se encontraron fotos en el hogar del padre, quien recibió 6 años y medio de prisión, vestido como miembro del Ku Klux Klan encapuchado mientras acunaba al bebé. En tanto que la mujer, de nacionalidad portuguesa, fue condenada a 5 años de cárcel.

“Han actuado junto en todo lo que pensaron, dijeron e hicieron, al nombrar a su hijo y las fotografías perturbadoras de su hijo rodeado de símbolos del nazismo y del Ku Klux Klan“, puntualizó el magistrado al dictar la condena.

La pareja fue juzgada junto a Daniel Bogunovic, descrito en la corte la semana pasada como “líder de Acción Nacional comprometido, propagandista y estratega”, dentro de la célula del grupo en Midlands, y Darren Fletcher, amigo de la familia, quien, según la fiscalía, enseñó a su hija a realizar un saludo nazi.

Acción Nacional fue proscrito en Inglaterra después de haber celebrado el asesinato del miembro del Partido Laborista del Parlamento, Jo Cox. Fue por entonces cuando el secretario de Estado, Amber Rudd, lo calificó como  “racista, antisemita y homofóbico”, ya que es una organización que abiertamente “despierta el odio, glorifica la violencia y promueve una ideología vil”.

Esta historia resuena a modo de contraste con las palabras de la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, quien dijo sobre las palabras de la diputada RN Camila Flores declarándose pinochetista que “vemos la diferencia como una virtud, no como una dificultad”.