Le costó varios años, pero en 2005 Claudia Neira tomó la decisión de separarse de Alfredo Cabrera, el padre de su hija de 6 años, Javiera, luego una relación marcada por la violencia verbal y física. Ese año se decidió a presentar una denuncia y el tribunal falló a su favor, y decretó una medida cautelar que prohibía que su ex pareja se le acercara. Pero eso no la hizo sentir más segura: ahí empezaron las amenazas.

“Yo nunca me imaginé que esto realmente iba a significar la muerte”, relata ella, y explica que los hostigamientos telefónicos se fueron haciendo cada vez más reiterados. Por otra parte, el tribunal no se pronunció con respecto al régimen de visitas de Javiera con su papá, por lo que ellos se siguieron viendo periódicamente, y eso implicaba que igual tuviera que encontrarse con Alfredo.

El 19 de diciembre tenían una nueva salida y hacia la noche Claudia se inquietó por lo tarde, y como su ex pareja no contestó a ninguno de sus llamados, partió hasta su departamento. Se encontraron en la entrada del edificio, él se negó a entregarle a su hija, ella los siguió hasta el departamento, y en la puerta Alfredo la tiró al piso y le hizo distintos cortes en su cara. Fue en ese momento cuando Javiera se puso a gritar, tratando de ayudar a su mamá, y él la tomó y la lanzó por la ventana, desde un séptimo piso.

Han pasado 13 años, y pese a que ya existe una condena, el asesinato de Javiera es la razón que impulsó la creación de la Coordinadora 19 de diciembre, que tiene como su principal propuesta que esta fecha sea declarada como el Día Nacional Contra el Femicidio en Chile.

Video: #ConJavieraEnLaMemoria

📽️Video | ¡Por nuestras muertas, toda una vida de lucha! Levantamos el 19 de diciembre como un día de memoria por el femicidio de Javiera Neira Oportus y de todas las mujeres que perdieron sus vidas en manos femicidas #ConJavieraEnLaMemoria #DíaNacionalContraElFemicidio

Publicado por Coordinadora 19 de diciembre en Lunes, 17 de diciembre de 2018

También fue femicidio

En mayo de 2007, Alfredo Cabrera fue condenado a una pena de cadena perpetua calificada de 40 años, por los delitos de parricidio y homicidio frustrado, luego de un proceso judicial que duró más de un año y medio, y que estuvo acompañado por el trabajo activo de distintas organizaciones feministas que presionaron por su resolución.

Sin embargo Claudia, que es integrante de la Coordinadora 19 de diciembre, señala que el asesinato de su hija estuvo motivado por la variante de género: “Fue un crimen de odio. Yo sé que también tuvo que ver con su condición de niña, de su cuerpo pequeño, más frágil que haber cometido el crimen en contra mío, pero esto se da en un contexto de violencia hacia la mujer que se extendía desde el término de la relación“, explica.

“Javiera también observaba, tenía un juicio con respecto a las conductas de violencia de su padre, y había manifestado que lo quería, pero que quería verlo en espacios más acotados de tiempo. Entonces esto se ubica en la figura del castigo femicida, que según la literatura feminista, es el castigo del hombre machista hacia la mujer que no haya como sancionar, entonces lo hace con lo que ella más quiere, que son sus hijos. Femicidio a todas luces”, agrega.

Por otra parte, explica que pese a que existen conmemoraciones internacionales como rechazo a los crímenes de género, como el Día de la Mujer (8 de marzo) y el Día Internacional de la eliminación de la violencia hacia las mujeres (25 de noviembre), también es importante crear estas fechas a nivel local.

“Creemos que es importante poblar un calendario que es absolutamente patriarcal y que está lleno de santos y guerras pero que nos invisibiliza absolutamente. Si bien es cierto, el 19 de diciembre es un día de horror, también es una fecha en que emergieron luchas feministas que lograron instalarse, posicionarse y conseguir una condena del nivel de la cadena perpetua calificada. Entonces nos parece relevante calendarizar nuestros propios ‘logros'”, continúa.

Finalmente explica que, por el momento, la agrupación se encuentra realizando trabajo de difusión hacia las personas y organizaciones sociales, pero que en el mediano plazo aspiran a acudir hasta las instituciones para presentar la iniciativa de manera formal.

Redes que sean un apoyo real

En su relato, Claudia destaca la importancia que tuvo para ella el acompañamiento de distintas organizaciones feministas durante el tiempo que duró el proceso judicial en contra de su ex pareja, debido a lo desfavorables que son las instituciones en los casos de violencia de género.

“Los tribunales y la justicia es súper árida para las mujeres en estas situaciones. Son castigadores, sus preguntas son capciosas, y son machistas, y yo estuve frente a eso. Y de no haber sido por las feministas instaladas en el tribunal, probablemente yo me habría desmayado cinco veces antes de poder sentarme en el estrado a declarar como testigo. Sentir que estaba acompañada, que estaban las compañeras afuera, era una sensación de traspaso de mucha fuerza, a mí eso se me quedó inscrito en el cuerpo”, relata.

Por lo mismo, destaca la importancia de la existencia de redes que funcionen como un apoyo real para las personas que enfrenten situaciones como la que ella vivió.

Por otra parte, sus principales críticas y reflexiones después de lo que ha vivido apuntan a que “falta una ley integral que incorpore la violencia, que no haya que perder tiempo para demostrar cuál es mi relación con el femicida para que este tenga una condena mayor o menor, el delito debería centrarse en el daño que me ocasionó a mí como mujer en mi calidad de mujer y no si soy una mujer casada o no“.

Además, recalca el rol que tienen tienen las instituciones y los medios ante la violencia de género, y cree que una de las principales deudas del Estado es frente a las mujeres sobrevivientes de femicidio. “Conocemos mujeres que quedan en situación de discapacidad total, tetraplejia, inmóviles en su cama por recibir balazos en su cabeza y no hay nadie que se pronuncie. Mujeres que habían presentado medidas cautelares, que habían golpeado la puerta del Estado para pedir ayuda y él no hizo nada y algunas están muertas y otras vivas”, finaliza.

El próximo 19 de diciembre se conmemorará el asesinato de Javiera Neira Oportus en la Biblioteca de Santiago. La jornada se realizará a partir de las 18:30 horas en la Sala Terraza Literatura e incluirá una serie de actividades gratuitas que buscan denunciar la violencia machista e instalar el 19 de diciembre como el día nacional contra el femicidio.

Durante la instancia se presentará la obra “Al(r)ma Blanca” de Teatro19Fem; la charla “Voy a estar contigo en tu funeral”, dictada por Ainhoa Vásquez Mejías, de la Asociación de Abogadas Feministas”; la proyección del video #ConJavieraEnLaMemoria de la productora Sietelinces, además de la presentación del libro “Por nuestras muertas, toda una vida de lucha”, el que será comentado por Patsilí Toledo Vásquez.