Carlos Alarcón, ex el sargento de Carabineros que realizó el disparo que terminó con la vida de Camilo Catrillanca, presentó un requerimiento a través de su abogada en el Juzgado de Garantía, acusando vulneración de sus derechos.

Alarcón pidió ser trasladado a la Región del Bíobío para continuar cumpliendo con la medida cautelar de prisión preventiva. Al respecto, señaló que solicita con carácter urgente “cautela de garantía, toda vez que fueron vulnerados el derecho al debido proceso en materia administrativa, dándolo de baja sin una investigación sumaria (…) Asimismo se han pasado a llevar los derechos de integridad síquica ya que se encuentra recluido y no tiene posibilidad de salir al patio a tomar aire o caminar un poco”.

Según informó La Tercera, a través del mismo documento, la abogada Cecilia Orlandini añadió que su defendido está sujeto a la grabación de sus conversaciones y que lo tratan de asesino. Además, detalla que “la prensa y la opinión pública se han dado un festín mofándose de él y de su familia, incluso han hostigado a su familia”.

A la vez, producto del hostigamiento, la familia de Alarcón habría tenido que cambiar de domicilio y trasladarse a Coronel, con el objetivo de evitar el acoso.

El Juzgado de Collipulli pidió a la Prefectura de Carabineros de la VIII Región que indique si la 6° Comisaría de San Pedro, donde pretende llegar el imputado, cuenta con las medidas de seguridad necesarias para el cumplimento de la prisión preventiva.

El pasado 17 de diciembre, Alarcón solicitó permiso para salir a una hora médica psiquiátrica programada para el próximo lunes 24 a las 10 horas y la petición le fue concedida.