Durante este jueves, fuentes de La Moneda confirmaron que el gobierno resolvió la salida del director general de Carabineros, Hermes Soto, tras la serie de polémicas que se arrastraron bajo su gestión tras el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca.

El líder de los uniformados deja su cargo tras la publicación de nuevos videos sobre el operativo policial en Ciper, con una serie de registros que evidencian que nunca hubo un enfrentamiento y que Catrillanca fue acribillado mientras se trasladaba junto a un adolescente en un tractor.

Pese a que Soto contaba con respaldo explícito de las autoridades de La Moneda, finalmente la divulgación de imágenes inéditas del procedimiento terminaron por sepultar su continuidad. La determinación sería comunicada oficialmente en las próximas horas, según informó La Tercera.

Tras la publicación de los videos, el director general de Carabineros nuevamente aseguró que los registros los tomaron por sorpresa y que no los conocía, aumentando las dudas sobre el control que ejerce sobre sus subalternos. Además, despertó cuestionamientos sobre su intención de colaborar con la justicia en la investigación que lleva a cabo la Fiscalía, con el supuesto apoyo de la institución.

“Hemos entregado todos los antecedentes que se requieren a la Fiscalía y hemos cooperado en todo momento con todo lo que nosotros poseíamos para entregar la información respectiva a los tribunales”, señaló ayer.

Al mediodía, la salida de Soto ya era un rumor que se esparcía por La Moneda, especialmente luego de que el líder de la institución policial fuera suspendido del Comité de Seguridad desarrollado durante esta mañana en el palacio presidencial. Finalmente, fue el subdirector de Carabineros, Álvaro Altamirano, quien asistió en su reemplazo y suena como su posible sucesor al mando.

Además, durante este mismo jueves trascendió la noticia de una reunión secreta entre Soto y Enrique Correa, presidente de Imaginacción, la empresa que entrega asesorías comunicacionales. La cita no habría respetado la Ley del Lobby, pues no se informó como estipula la ley.

Hermes Soto asumió su cargo el 29 de marzo de este año, sucediendo a Bruno Villalobos, quien renunció un día después del cambio de mando de la ex presidenta Michelle Bachelet. Su gestión estuvo marcada por numerosas críticas tras el millonario fraude destapado al interior de Carabineros y del montaje que intentó culpar a comuneros mapuche a través de la Operación Hurácan.